SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

miércoles, 27 de octubre de 2010

CONGRESO POLICIAL DE GRUPOS DE INTERVENCIÓN EN ESPAÑA


ACTO DE INICIO DEL CONGRESO CON LAS PALABRAS DEL SEÑOR ALCALDE DE PAIPORTA DR. VICENTE ASENSI JUNTO AL PRESIDENTE DE LA ASOCIACION DE JEFES Y MANDOS DE LA POLICIA LOCAL DE LA COMUNIDAD VALENCIANA INSPECTOR FERNANDO GARCIA PASCUAL


ACTO DE INICIO DEL CONGRESO CON LAS PALABRAS DEL SEÑOR ALCALDE DE PAIPORTA DR. VICENTE ASENSI JUNTO AL PRESIDENTE DE LA ASOCIACION DE JEFES Y MANDOS DE LA POLICIA LOCAL DE LA COMUNIDAD VALENCIANA INSPECTOR FERNANDO GARCIA PASCUAL




INTENDENTE PRINCIPAL JUAN FUERTES APASTEGUI JEFE DE POLICIA DE BENIDORM PROVINCIA DE ALICANTE



ISIDORO AGUAYO HIDALGO - ERTZAINTZA - DE LA POLICIA AUTONOMICA VASCA






OFICIAL DE POLICIA DE LA PROVINCIA DE CASTELLÓN GERMAN VILLANUEVA JEFE DEL GRUPO UCE























EL ERTZAINTZA ISIDORO AGUAYO JUNTO AL COMISARIO ERNESTO SANTAMARÍA Y EL ASESOR DEL CONSEJERO DE INTERIOR DE LA COMUNIDAD AUTONOMICA VASCA TXUS MERINO CONSUEGRA DURANTE LA EXPOSICION DEL CONGRESO





ISIDORO AGUAYO - FERNANDO GARCIA PASCUAL Y TXUS MERINO CONSUEGRA

Noticias: Anuncia que vende droga con descuento


ENVIADO POR HAMMER.

La Policía Nacional ha detenido en Morón de la Frontera (Sevilla) a Juan C.M., con antecentes policiales, y a su mujer, María del Carmen V.M., como autores de un delito contra la salud pública, tras ser localizados repartiendo octavillas con el lema: "Descuento de cinco euros por cada gramo de coca que me compres. El arrebato de Morón, en calle Zaharillas 39".

La primera gestión de los agentes de la Policía Nacional fue localizar a la persona que se identificaba con el apodo de "El arrebato de Morón". También se descubrió que a Juan C. M. le ayudaba su esposa, María del Carmen V.M., que se ocupaba del transporte de la droga y suministrala a posibles compradores. La venta solía realizarse en distintos locales de ocio de la localidad.

La detención se ha realizado cuando la pareja se desplazaba en su vehículo a la localidad de Marchena a comprar droga. En el registro realizado en el domicilio del matrimonio, la Policía se ha incautado diverso material para el pesaje, corte, mezcla y distribución de la cocaína, así como una cantidad indeterminada de hachís.

Una vez finalizado el atestado policial, ambos detenidos pasaron a disposición de la Autoridad Judicial, quien ha decretado el ingreso en prisión de Juan C.M.

lunes, 25 de octubre de 2010

VIDEO SEGURIDAD VIAL - MUY INTERESANTE

VIDEO POLICIAL: TRABAJO EN EQUIPO - POLICIAS JAPONESES

miércoles, 20 de octubre de 2010

JORNADA INTERNACIONAL DE SEGURIDAD


PARA AMPLIAR LA IMAGEN PICAR SOBRE LA MISMA

lunes, 18 de octubre de 2010

Meditar, una forma de dejar antes la cárcel



Evangelina Himitian
LA NACION

En un pabellón de la unidad 18 de Gorina, en La Plata, 20 presos repiten con los ojos cerrados: "Alabanza al amor, en su perfección". Después, quedan en silencio. El guía repite la frase y los mantiene así, en inalterable quietud, durante 15 minutos. Son alumnos de un sistema creado por la gurú australiana Isha, que acaba de ser incorporado como parte de un controvertido programa educativo del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) en las 55 unidades de la provincia, donde se aloja a 26.400 presos, incluso en cárceles de máxima seguridad.

"Los que mejoren su conducta gracias a este sistema podrán aspirar a reducir sus penas", dijo a La Nacion el director del SPB, Javier Mendoza. La novedad provocó el rechazo de la Asociación Madres del Dolor. "¿Por qué siempre se habla de reducir la pena? Está bien que se haga algo para que los presos mejoren su conducta, pero una persona que cometió un crimen tiene que cumplir su condena. Portarse bien es su obligación. Que el que se porta mal se quede más tiempo. Hoy, una persona que mató o que violó recibe 20 años, que se convierten en 7 u 8", señaló Viviam Perrone, que dirige la asociación.

El sistema Isha se basa en bajar los niveles de estrés del cerebro mediante la generación de pensamientos positivos. El SPB evaluará la conducta de los presos que voluntariamente se inscriban y los resultados incidirán a la hora de calificar para la reducción de pena por buena conducta. Por el momento, son unos 300. Los cursos se iniciaron el 28 de julio último.

"Ojalá que sean más los inscriptos. Hemos notado que mejoró mucho la conducta de los internos que participaron del sistema Isha", dijo Mendoza. "Lo que se enseña es autocontrol mental. Notamos una importante baja en los índices de violencia en las unidades en las que hay internos que lo practican. El sistema baja la ansiedad y la depresión de los presos y contribuye a la readaptación", afirma Mendoza.

Y continúa: "Los internos que están aplicando el sistema se alejaron rotundamente de actividades que generan roce. Hay 300 internos que están trabajando, y se nota el cambio. Desde el punto de vista readaptativo, nos satisface, da seguridad dentro de la población carcelaria".

Desde el SPB se explicó cómo funciona la evaluación de la conducta de los presos. Todo nuevo interno ingresa con 10 puntos en su haber y los va perdiendo a medida que comete faltas graves, como pelearse con facas con otro preso o intentar fugarse. Allí, se da intervención al juez y al Grupo de Admisión y Seguimiento del penal, integrado por autoridades carcelarias, el capellán y los docentes, entre otros. Si pasan cuatro meses y la persona no comete faltas graves, recupera los 10 puntos originales.

Alejandro Rodríguez es uno de los maestros de la fundación Isha que trabajan en las cárceles desde hace dos años, como forma de experiencia piloto. "Gracias a los resultados, la Dirección de Cárceles incorporó el sistema Isha al nuevo programa educativo de reducción de pena. Cuenta con la supervisión del Comité de Cárceles y la evaluación que arroje será considerada para estimar la buena conducta del interno", apunta.

"No será automático, es decir que sólo por participar de los cursos los internos no podrán reducir su pena. Pero esto va a incidir en forma directa: si la persona no se inmiscuye en peleas y se aparta del acontecer violento, si tiene buena conducta, va a conseguir la reducción de la pena o salidas laborales", confía Mendoza.

El funcionario reconoce que se trata de una iniciativa que puede resultar controvertida, aunque apunta que dentro del SPB no despertó resistencias: "Era impensado aplicar esto hace cinco o siete años, pero, ahora, el Servicio Penitenciario ha evolucionado mucho", dice.

LA NACION participó de una de las capacitaciones. La presencia de los maestros de Isha de por sí impone un aura distinta. Las autoridades hablan con términos como "autocontrol", "relajación", "liberar el estrés" para referirse a los reos que tienen a cargo. Un grupo de presos medita. Jorge abre los ojos y cuando el maestro le pide que cuente su experiencia, se enoja porque dice que le negaron la condicional. "Hace tres años que estoy acá, es injusto."

-Repetí la fase tres, ahora... "El amor me crea, en mi perfección."

-Sí, pero es injusto, yo...

-"El amor me crea..."

Finalmente Jorge la repite y al cabo de unos minutos dice que se siente relajado. En la semana estuvo practicando deporte, unas dos horas diarias, para descargarse, para reducir el estrés y evitar descargarse con sus compañeros o autoridades. "El jueves recibí visitas y mi gente dice que me nota cambiado", confía.

Otro de los presos cuenta que se molestó con su esposa cuando habló por teléfono. Que esa noche gritó en su codo, como parte de una técnica que le enseñó el maestro para controlar su estrés. "Al día siguiente la llamé y pude decirle que tenía razón, pudimos hablar calmados", cuenta ante todo el grupo, sin temor a exponer ante un universo "tumbero" su parte más sensible.

sábado, 16 de octubre de 2010

ES DE LESA HUMANIDAD EL ASESINATO DEL CORONEL LARRABURE



A las 14:05 de la fecha, acaban de informar por Cadena 3 - Redacción Sanfa Fe Capital - Programa EL OBSERVADOR del periodista Pablo Rossi, lo siguiente:

La Fiscal a cargo de las acciones deducidas por el asesinato del Coronel Argentino del Valle Larrabure, ha resuelto en el día de la fecha hacer lugar al pedido de investigación de los familiares, patrocinados por el Dr. Vigo Leguizamón, y ha ordenado abrir la instrucción pertinente.

Las acciones apuntan a configurar dicho crimen como de lesa humanidad, basado en el hecho de haberse cometido por una organización armada (ERP), en el período en el que regía el Estado de Sitio decretado por un Gobierno Constitucional y Democrático.

El texto de la norma que ponía en vigencia esa medida, ampliado y prorrogado durante el año 1975, determinaba claramente que tal situación excepcional se adoptaba para asegurar la defensa del orden legal constituido frente al ataque que, bajo la identificación expresa de Plan Criminal, llevaban adelante grupos sediciosos y subversivos, en los que incluía entre otras autodenominadas Organizaciones Político-Militares, a aquella estructura.

Al resolver iniciar la instrucción, la Fiscal da por sentado que se acepta el encuadramiento del crimen como de lesa humanidad, por lo tanto imprescriptible. Para lo cual ha citado a declarar inicialmente en calidad de testigos, a Antonio Cafiero y A. Ruckauf por un lado (responsables de la implantación de la medida durante el gobierno de Estela M. de Perón), y a los entonces miembros de organizaciones subversivas Miguel Bonasso, A. Caparrós y otros.

Es importante destacar, por nuestra cuenta, que si ello prospera, se destrabará también la Causa Viola en Tucumán , LO QUE A SU VEZ DARA PIE PARA ACTIVAR LA "MEGACAUSA " DE MONTONEROS QUE MANTIENE ABIERTA EL FISCAL FEDERAL GENERAL DR. ROMERO VICTORICA, y tratándose sin duda TODO ESO de un verdadero Plan Sistemático, TODOS LOS MIEMBROS DE AQUELLAS ESTRUCTURAS QUE AUN VIVAN, DENTRO Y FUERA DEL PAIS, ...ADENTRO!!!! TODOS!!!!

PUES TAMPOCO PODRAN ADUCIR QUE DESCONOCIAN LO QUE ESTABA SUCEDIENDO ...Y COMO YA NO HAY "LEYES DE LA IMPUNIDAD " (Obdiencia Debida, Punto Final y el Indulto oportunamente derogados). entonces se dará lo que viene anticipando desde un año largo el ex montonero Lic. Luis (NG "Mariano") Labraña: o todos libres, o todos presos!!!

INJUSTICIA FLAGRANTE


Los familiares de conscriptos muertos y heridos en enfrentamientos con subversivos merecen un reconocimiento

El pasado 5 de octubre se cumplieron 35 años del sangriento ataque que la organización terrorista Montoneros realizó al Regimiento Nº 29 de Infantería de Monte de la ciudad de Formosa. En esa acción, que incluyó el secuestro de un avión de Aerolíneas Argentinas y el copamiento del aeropuerto provincial, en una muestra del poderío logístico, operacional y de inteligencia con que contaba la organización, murieron doce guerrilleros, diez conscriptos, un policía, un subteniente y un suboficial del Ejército Argentino.

Lo destacable de esta acción de guerra que la organización Montoneros llevó a cabo es que fue efectuada durante el entonces gobierno constitucional que presidía María Estela Martínez de Perón, elegida junto a su marido, Juan Domingo Perón, por amplia voluntad popular. Lo paradójico e injusto es que a los guerrilleros que empuñando un arma atacaron a sangre y fuego en plena democracia un cuartel militar y un aeropuerto, y sembraron la muerte a discreción, tanto la propia como la ajena, el actual gobierno nacional los ha incluido dentro de las víctimas del terrorismo de Estado, indemnizó a sus familiares con una suma de 620.919 pesos, y sus nombres fueron incluidos en los nuevos listados de la Conadep en 2006, durante el gobierno de Néstor Kirchner. Aún más, el bronce recuerda a estos combatientes montoneros en el Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado, inaugurado en 2007 por la administración kirchnerista.

Por el contrario, los nombres de aquellos conscriptos que cumpliendo con su deber de soldados murieron en la defensa de su regimiento -Antonio Arrieta, José Coronel, Dante Salvatierra, Edmundo Sosa, Tomás Sánchez, Ismael Sánchez, Marcelino Torales, Herminio Luna, Heriberto Dávalos, Alberto Villalba, junto al subteniente Ricardo Massaferro, el sargento Víctor Sanabria, y el policía Neri Argentino Alegre- son olvidados por el Estado argentino. Los familiares de esos soldados, de condición muy humilde todos ellos, sólo percibían en marzo de este año 842 pesos, tal como lo detalla el periodista Ceferino Reato en su reciente libro Operación Primicia , brillante investigación sobre la acción militar de Montoneros de 1975.

Reconocer económicamente y recordar en un monumento a los integrantes de una organización terrorista que en plena democracia asolaron sangrientamente el país y abandonar al olvido a aquellos jóvenes argentinos que cumplieron con las leyes del Estado, y ni siquiera reconocer con una ayuda económica a sus humildes familias es una muestra de la discrecionalidad ideológica con que se tratan aquellos años turbulentos y sangrientos que vivió el país, además de disponer de los fondos públicos con absoluta arbitrariedad.

Solamente en Formosa se recuerda todos los años el hecho y a los caídos. Esto ha llevado a que la senadora nacional por esa provincia, Adriana Bertolozzi, del Peronismo Federal, presentara un proyecto para brindar un reconocimiento económico a los familiares de los conscriptos muertos y heridos durante el enfrentamiento.

En una reciente encuesta, realizada por una empresa especializada, en relación con la década del 70, la mayoría de los encuestados reclama juzgar tanto a los militares como a los guerrilleros, o en su defecto a ninguno. Resalta así la negación de amplios sectores de la sociedad que ven la asimetría del trato con que se abordan aquellos trágicos años.

Es que al decir del pensador alemán Ernst Junger, el humanitarismo tuerto es en sí mismo la peor de las injusticias. La injusticia que pesa desde 1975 lleva ya 35 años, clamando para que, de una vez y para siempre, se haga una justa reparación hacia aquellos jóvenes formoseños que entregaron lo más preciado que poseían: su vida.

FUENTE: LA NACION

DELITO RURAL - UN FLAGELO QUE NO DA TREGUA


Mientras crecen los hechos violentos en el campo, el agro pide fortalecer las patrullas rurales

Robos de agroquímicos y semillas; abigeato en pequeña y mediana escala; robo de granos a los silos bolsa. Estos son los delitos más comunes en la provincia de Buenos Aires, donde hubo un aumento de los hechos delictivos en el campo en los últimos doce meses. Así, según estadísticas del diputado bonaerense Jorge Srodek (Unión Pro), que impulsa un proyecto para destinar un 0,3% del presupuesto provincial a fortalecer la estructura de las patrullas rurales, en la provincia en el último año sólo uno de cada cuatro delitos rurales fue esclarecido y en 2009 se cometieron cuatro delitos por día en Buenos Aires. "Estamos preocupados por el aumento del delito en las zonas rurales, y, sobre todo, por la falta de esclarecimiento", dijo Abel Guerrieri, representante de la Sociedad Rural Argentina (SRA) en la Mesa de Seguridad Rural de Buenos Aires. "Por eso aplaudimos el proyecto de Srodek de subir el presupuesto para las patrullas, fundamentales para prevenir el delito", dijo Guerrieri.

El productor Luis Dillon, de Pehuajó, es un buen ejemplo del recrudecimiento del delito rural, ya que en los últimos cuatro meses sufrió tres atracos. Los dos primeros, consumados con un día de diferencia, fueron sobre un campo que tenía en depósito una importante cantidad de agroquímicos. "La primera vez entraron por un portón que estaba flojo, así que fue como entrar a su casa. Vinieron a buscar un tipo de insecticida de muy alto valor que teníamos almacenado en el campo, y dejaron todo el resto de los agroquímicos. A la noche siguiente vinieron a buscar los otros productos, esta vez, rompiendo los candados de la entrada", explicó Dillon.

"Es gente que se mueve en la zona y que sabía perfectamente lo que venía a buscar. Días después les tocó a otros vecinos. Después de eso, todos nos traumatizamos y contratamos a un especialista en seguridad para que nos asesorara en qué sistema de vigilancia era mejor poner. Hoy tenemos todo con alarma, algo que nunca se había hecho antes", acotó Dillon.

En el siguiente caso, los ladrones entraron a otro establecimiento rural, también en la localidad de Pehuajó, en el que trabaja Dillon. No encontraron nada y se fueron. Hacía menos de un año había habido otro intento de atraco en ese lugar, pero, al darse aviso a la policía, los ladrones desaparecieron, antes de que los dueños o la fuerza de seguridad llegaran. "Siempre sospechamos que la policía había tenido que ver, porque los ladrones es esfumaron apenas avisamos", dijo Dillon.

Pero, en Pehuajó, el blanco más famoso de la inseguridad es el productor Santiago Ranciari, víctima habitual de robos de ganado. Ranciari denunció su caso en los diarios locales y al intendente, Pablo Zurro, pero, pese a eso, no pudo detener los delitos, que siguen ocurriendo.

En Pergamino se vivió otra ola de delitos, pero destinada al robo de hacienda, de a 40 o 50 animales por vez. "Los robos fueron más o menos al mismo tiempo y de características similares. Fueron episodios con bastante organización, porque para llevarse esa cantidad de animales se necesita gente que los junte, camiones, y saber el movimiento de los campos", explicó Pablo Sorasio, secretario de la Rural de Pergamino y víctima de la ola de abigeato, ya que le robaron 31 novillos, por el valor de 100.000 pesos.

A Jorge Zunino, de Rojas, la inseguridad le tocó la puerta por primera vez hace 3 años con el robo de un tractor y posteriormente, de una gran cantidad de hacienda. En los últimos meses, revivió la sensación de temor, porque le aparecieron varios silbolsas pinchados. "Lo que se ve en la zona es una suerte de raterismo rural. Vienen con un chasis, te pinchan algunas bolsas y te sacan el grano que se pueden llevar en ese momento. Después por ahí vuelven a aparecer y se llevan otro tanto", relató Zunino.

En todos los casos, la impotencia de la policía y la justicia fue un factor común. "Cuando hice la denuncia, la fiscal me atendió bárbaro y me prometió venir al campo, pero nunca apareció ni se encontró a los culpables", dijo Dillon. "En mi caso, se descubrió a los autores del hecho, a los camioneros cómplices, al frigorífico adonde se faenó la carne y sin embargo, todo quedó en la nada y los culpables andan como si nada. La policía y la Justicia se mueven, pero lento", dijo Sorasio.

Según un relevamiento realizado en Tandil sobre 118 productores preocupados por la ola de inseguridad, el 58% se quejó por no ver habitualmente presencia de móviles policiales en su zona de trabajo.

Otro dato llamativo observado en Tandil, Pehuajó, Rojas y Pergamino es que, pese a que no perciben que la acción de las patrullas pueda detener los delitos, los productores aportan habitualmente para el pago de la nafta y los arreglos de sus móviles, ya que las patrullas no cuentan con medios.

Para los afectados por la ola de robos es fácil inferir las causas del aumento de la inseguridad. "Hay más pobreza en el campo y la sequía pasada generó que por un tiempo hubiera menos trabajo. Si a eso se le suma la falta de medios de la policía y la impunidad que hay, bueno, es lógico que pase", dijo Dillon. "Aunque estemos en las mejores tierras de la Argentina y generemos plata, una enorme parte se la lleva el Estado en impuestos, que después no vienen en servicios para los ciudadanos, como educación, seguridad, contención a los que no tienen nada. Pese al aumento de la producción, la pobreza en el campo aumentó y por eso pasa lo que pasa", acotó Zunino.

RECOMENDACIONES BASICAS

Almacenaje Extremar las precauciones cuando en el campo se tienen almacenados agroquímicos, que son un imán para robos.

Alarmas Instalar un buen sistema de alarmas y monitoreo. "Es un buen elemento disuasivo", dijo el productor Luis Dillon.

Patrullaje Abel Guerrieri aconseja organizarse con vecinos para vigilar, sobre todo cuando hay productos de valor en el campo.

Denuncia Pedro Apaolaza recomienda hacer la denuncia en caso de robo. "Hay que empujar a las autoridades a involucrarse", dijo.

FUENTE: LA NACION

QUE HACER SI TE ROBAN LA CUENTA DE HOTMAIL



Ocurrió de nuevo. Pero cada historia es diferente.

Esta vez una colega me vino a ver con ese tono de urgencia en la voz que conozco bien. Le habían robado la cuenta de Hotmail a una amiga común. "Ahí tiene un montón de información, pero eso no es lo peor. Mirá", me dijo, extendiendo el impreso de un mail delante de mis narices. Allí nuestra amiga le decía que estaba varada "en un lejano país" y que "necesitaba urgente dinero". Una maniobra tosca, porque ella jamás se expresaría en términos tan formales para pedirnos dinero, mucho menos intercalando palabras en inglés que el programa de traducción automática no había conseguido decodificar. Posiblemente nadie lo tomaría en serio. Pero era síntoma de que algo estaba muy mal.

No pasó mucho hasta que sonó el teléfono. Una de las partes más ridículas de toda la situación era que nuestra amiga en efecto estaba en un lejano país, aunque no en el que se mencionaba en ese falso pedido de ayuda financiera que un pirata estaba lanzando desde la cuenta ahora invadida, suplantando su identidad.

Por supuesto, se encontraba, con todo esto, en un estado muy parecido a la desesperación. Le dije:

Me imagino que ya no podés acceder a esa cuenta. 

No me deja, no me reconoce la contraseña. 

Lógico, lo primero que hacen es cambiarla. 

¿Cómo recupero mi cuenta, Ariel? 

Eso no es importante ahora. De momento, da por sentado que es poco probable que la recuperes. La prioridad es que te calmes y pienses con frialdad en lo que todavía puede salvarse. ¿Usabas esa misma contraseña en otras cuentas? 

Sí. 

Lo habría apostado, es un error común. E inevitable, hasta cierto punto. Hay tal cantidad de servicios que requieren username y password que tendemos a reciclar las claves.

Vamos a cambiarlas ya. 

La fui guiando por teléfono para que al poner una nueva contraseña en los sitios que compartían la clave comprometida los piratas no recibieran un aviso en la cuenta robada. Primero cambiábamos la dirección de correo asociada al servicio y luego la clave, no al revés. Le aconsejé pasar la próxima media hora editando las contraseñas de todos los servicios que involucraran su patrimonio, aunque no usaran la misma contraseña.

Pero, ¿y toda la información que tenía ahí, la perdí? 

¿Habías hecho backup? 

No, ya sé. No, no tenía backup. 

Entonces todo depende de que Microsoft reconozca que esa cuenta ha sido robada. 

Le pasé por mail a una nueva cuenta de correo la dirección de Microsoft para resetear la contraseña cuando uno la olvida o se la roban ( https://windowslivehelp.com/PasswordReset.aspx ). Como la única forma que tiene la empresa de determinar si somos víctimas o victimarios es haciéndonos preguntas, hay que pasar por un cuestionario y responder correctamente. Por ejemplo, la pregunta secreta que uno formula al crear la cuenta.

"Si la persona no recuerda la pregunta secreta o no la configuró, hay otras formas de recuperar su cuenta. Le vamos a hacer una serie de preguntas cuya respuesta sólo el verdadero dueño de la cuenta podría responder correctamente. Por ejemplo, carpetas creadas en el inbox , nombres de contactos, el nickname que usaba en Messenger , y así. Si responde bien se le reinicia la contraseña y se la mandamos a la nueva dirección de mail que nos haya dado. En todo momento, en esa etapa, hay gente de soporte en contacto con la persona. Y por obvias razones somos bastante exigentes en este sentido, no queremos darle acceso a alguien que no es el verdadero dueño de la cuenta", me dirá un día después Nicolás Steinman, gerente de producto de Windows Live para América latina de Microsoft, a quien consulté para esta columna.

Dicho sea de paso, Gmail también tiene su página para recuperar cuentas que han sido robadas. Está en http://mail.google.com/support/bin/answer.py?hlrm=es&answer=50270#ContactForm
3 preguntas

Desde luego, a nuestra amiga el reinicio de su contraseña iba a servirle para recuperar el acceso, pero eso no necesariamente garantizaba que encontraría los datos que tenía allí almacenados. Habría que cruzar los dedos y esperar que el pirata no hubiera robado nada o que no se hubiera tomado el trabajo de borrar todo por pura maldad.

Tres cuestiones obsesionan a las personas que sufren esta clase de asalto virtual: cómo le robaron la cuenta, qué tan peligrosa es la situación y cómo recuperar lo que tenía allí guardado.

Hay muchas formas en que los piratas pueden obtener la contraseña de nuestra cuenta de correo electrónico. Aunque se me ha calificado en varias oportunidades de paranoico por mis afirmaciones al respecto, tenemos un desastre de seguridad en Internet y es muy poco, casi nada, lo que se hace para educar al público. Así, los errores que las personas cometen son tan garrafales como invisibles. Observe.
Keyloggers

Hay programas que registran lo que escribimos en el teclado, se llaman keyloggers y pueden ser parte de la carga maliciosa de gusanos y troyanos. El keylogger registra lo que escribimos (esto incluye números de tarjeta de crédito y contraseñas de toda clase), lo guarda en un documento de texto y lo envía a un pirata por correo electrónico. Por supuesto, no usa nuestra cuenta de e-mail. El truco es otro. Junto con el keylogger el gusano instala un servidor SMTP (por Simple Mail Transfer Protocol ), la misma clase de software que el proveedor de Internet usa para enviar nuestros correos, sólo que ahora nuestra propia computadora se ha convertido en servidor de mail, silenciosa y subrepticiamente. Es aquí donde un firewall (cortafuegos) podría ayudar, al advertirnos que un programa desconocido está intentando comunicarse con el exterior.
Sniffers

Otra forma de robar esta clase de datos es por medio de las redes inalámbricas abiertas, como las de los hotspots que encontramos en confiterías, hoteles y aeropuertos. Los paquetes de datos viajan en ese caso no por medio de cables, sino por el aire. De hecho, tan pronto empezamos a chatear y mandar mails estamos propalando todo a los cuatro vientos. Alcanza que un pirata con una notebook se ponga a capturar esos paquetes para saber lo que estamos diciendo. Sí, por supuesto, existe software para eso; se llaman sniffers aéreos.

No, no podrá capturar las contraseñas de inicio de sesión de Hotmail, Gmail o la banca electrónica, porque esa información va encriptada. Pero sí puede leer, por ejemplo, lo que chateamos (salvo que usemos Gtalk o un programa para cifrar los mensajes de Messenger ) y los mails que enviamos, excepto, de nuevo, que usemos Gmail, que usa el protocolo seguro todo el tiempo, no sólo durante el login . A propósito, me dice Steinman que ahora también Hotmail, desde su última actualización, usa https todo el tiempo.

Más tarde o más temprano cometemos el error de escribir algo que le da una idea al pirata de cuál podría ser su contraseña; en el peor de los casos, mandamos esta contraseña por mail o la ponemos en el chat, y adiós. No pocos hablan de más en las redes sociales y hacen públicas muy buenas pistas sobre cómo arman sus contraseñas.

El Wi-Fi público es una tentación demasiado grande y nadie nos ha dicho que existen numerosos peligros para la seguridad de nuestros datos en ese engañosamente impecable escenario de modernidad. Hasta que pasa algo.
Phishing

Esta estafa virtual adopta la forma de un mail que nos advierte que nuestra cuenta de correo, Facebook o Twitter podría estar comprometida; adjunta un link para verificar la situación. Creemos en la advertencia, creemos en el link, hacemos clic, vamos a un sitio que, en efecto, parece ser el de Facebook, Twitter o Hotmail. Pero son falsos. Son copias. Ingresamos nombre de usuario y contraseña, y antes de decir Ups ya nos los han robado. "Es el tipo de robo de contraseñas que más ha crecido en los últimos años -me dice Steinman-. Aunque en Hotmail detectamos y mandamos esos mensajes a la carpeta de correo no deseado , muchas personas revisan esa carpeta y le dan clic a los links apócrifos, cayendo en la trampa".
Adivina adivinador

Pero la forma de hurtar contraseña que he visto con mayor frecuencia es la simple adivinanza. Sí, como en las películas. La víctima usa como clave el nombre de su equipo de fútbol favorito, su fecha de nacimiento o la patente del auto. Hay personas que, literalmente, andan por la calle con su contraseña pegada en la parte de atrás del coche. Los hay que ponen abcd y listo, no hay peligro, ¡no seamos paranoicos!

Otros creen ser lo bastante creativos cuando inventan claves usando información personal; cambian el orden de los elementos, las revuelven un poco. Suponen que de este modo el pirata no la podrá conjeturar. Pero nueve de cada diez veces sí podrá. Son expertos en esto. Así que la solución no reside en una contraseña que contenga información personal más o menos embrollada, sino en una contraseña robusta y aleatoria. O, mi preferida, una clave basada en el lenguaje humano.
En un lugar de La Mancha

Una buena contraseña está construida con al menos 8 caracteres que combinan al azar mayúsculas, minúsculas, números y símbolos. Por ejemplo, Ji7%_Xw$3 . Acá no hay adivinanza que valga. El pirata está desarmado frente a esta clase de claves.

El problema es que tampoco nosotros podemos recordarlas con facilidad, si acaso llegamos a retener uno de estos galimatías. Ahí es donde optamos por usar la misma clave en todas partes o directamente pasamos a las claves fáciles de adivinar.

Por fortuna, hay una solución mejor, al menos allí donde el servicio admite contraseñas extensas. Resulta que la fortaleza de las claves no sólo depende de la variedad de caracteres, sino también de su número.

Cuando usamos sólo ocho caracteres hay que aumentar la variedad y por eso echamos mano de símbolos, mayúsculas, minúsculas y números. ¿Pero qué ocurriría si usáramos 60 caracteres? Por ejemplo:

En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme

Esta contraseña contiene mayúsculas, minúsculas, espacios en blanco y comas, y es muy fácil de recordar. Siempre y cuando no usemos una cita de nuestro libro favorito funciona a la perfección, no tanto por la variedad de caracteres, sino porque son 61, y eso es mucho. Además, los piratas y sus programas de fuerza bruta pueden hacer muchas cosas, pero no escribirán de nuevo el principio de El Quijote . Ni pueden probar con todas las frases de todos los libros que existen. O, para el caso, con todas las posibles frases de todos los idiomas humanos. Cualquiera sirve, sea de Cervantes, de Cortázar, de Shakespeare, de Baudelaire o de nuestra propia cosecha.
Doble riesgo

Y sí, el que alguien se apropie de nuestra cuenta de correo electrónico (o cualquier otra, para el caso) es peligroso y lo es en dos sentidos. Primero, puede estafar o dañar a personas queridas haciéndose pasar por nosotros. Segundo, puede usar esa cuenta para actividades ilegales, y después nos veremos en figurillas para demostrar que no fuimos nosotros. Hacer la denuncia correspondiente no es un disparate ni es exageración. Como mínimo, iniciar el trámite ante la empresa que provee el servicio para que quede asentada la situación.
Backup

Al revés de lo que ocurría con el correo electrónico de los proveedores de Internet (o ISP, por sus siglas en inglés), los mensajes de Hotmail y Gmail no están guardados en el disco duro de nuestra PC. Están en la nube, en servidores de Microsoft, Google y otros. Ese es el motivo por el que podemos verlos desde cualquier dispositivo, en cualquier momento, aunque estemos en otro hemisferio. Y es genial. Pero tiene un punto débil.

Si alguien nos roba la cuenta podrá llevarse lo que quiera de ella. El pirata robará o destruirá información, si le viene en gana. Ese es el segundo peor escenario: logramos recuperar el acceso, pero nos encontramos con mucho daño colateral. Por supuesto, la peor situación es que nunca recuperemos el acceso a la cuenta, con lo que habremos perdido todo ese almacén de datos.

La solución no es difícil ni costosa, pero tendemos a pasarla por alto. Hay que hacer backup de nuestro correo o, para ser más precisos, sincronizarlo con un cliente como Outlook Express, Windows Mail, Windows Live Mail o Thunderbird . El procedimiento es más o menos el mismo en cada caso y se parece mucho a configurar una cuenta POP3 convencional. El único recaudo que debemos tener, si queremos seguir viendo nuestros correos desde cualquier dispositivo, es configurar el programa de mail para que deje copia de los mensajes en el servidor. En este contexto, el servidor es Hotmail, Gmail y así.
De nuevo en casa

La aventura concluyó bien. Antes de regresar de ese lejano país, al cierre de esta edición, nuestra amiga envió un mensaje donde decía que había recuperado el acceso a su cuenta de Hotmail, luego de atravesar el inevitable interrogatorio. Estaba feliz. Yo también, claro, pero me tomé cinco minutos para aconsejarle que usara contraseñas robustas, que sincronizara con una computadora de escritorio cuanto antes y le dije que, cuando regresara a Buenos Aires, investigaríamos cómo un pirata había obtenido su contraseña. Porque si ese misterio quedaba sin resolver, era altamente probable que volviese a ocurrir.

FUENTE: LA NACION

DURMIENDO CON EL ENEMIGO - ARMAS DE FUEGO


Durmiendo con el enemigo.

Armas de Fuego.
Por. Lic. Ramón Tránsito Ramírez (*)

Ante el desgraciado desenlace que tuvo la relación de noviazgo entre Valeria Romero Azar y  Alfredo Federico Alderete, en donde ella recibe un disparo de escopeta por parte de él en extraña circunstancias, el pasado 13/10/2010 y que está siendo investigada por la justicia, en una casa de Paso de Los Libres, donde fueron a pasar unos días de descanso, es menester realizar algunas consideraciones sobre el medio utilizado para el fatal episodio, una escopeta calibre 36.

Ella era  una joven periodista oriunda de Corrientes de 21 años, de la que se vislumbraba un futuro brillante  y él un joven libreño  de 24 años, que no hacia mucho tiempo  que había perdido a su padre y de lo que aún se  encontraba sentido.

La motivación está siendo investigada, lo cierto es que la disponibilidad de una arma en la casa generó un resultado no querido por nadie y del cual la peor parte se llevó Valeria, ya que con intención o por imprudencia, o cual haya sido la razón ella perdió la vida, que pudo ser evitable si se consideraba los peligros que genera el guardar un arma de fuego en casa.

Sólo es cuestión de segundos, un disparo certero, intencional o por accidente, es un rayo en el tiempo, ya sea por amor, odio, celos  infidelidad o locura, las armas de fuego siempre son letales y hacen un cóctel  brutal: la vida es todo y  es nada. Sea a sangre fría o en caliente, el resultado casi siempre es la misma,  muerte o lesiones gravísimas

Hay quienes tienen un arma en la casa pensando que, con eso, están más protegidos y seguros, pero la experiencia demuestra que el arma fácilmente se convierte en el enemigo sobre todo cuando hay  jóvenes y/o niños en la casa.

Varios casos demuestran que las muertes con armas en las casas no son casos aislados. Algunos de los involucrados salvaron milagrosamente la vida, y otros fallecieron por la bala que queriendo o no  escapó del arma que guardaban en la casa.

En diversos medios de comunicación las noticias de este tipo pululan, y ello no es exclusivo de algunas zonas,  sino de todo el orbe,  y no son de una sola extracción social sino de diferentes niveles las personas que perdieron la vida a raíz  de la disposición de las armas.

Ninguna de estas muertes de violencia domésticas se debió a lo que gran parte de la sociedad y de los medios consideran “la inseguridad”. No fueron víctimas de salideras bancarias, ni de secuestros extorsivos, ni de asaltos a mano armada. Tres de cada diez muertes por armas de fuego en el país son causadas por conflictos de pareja, entre vecinos o conocidos.

Los expertos insisten en que las personas que tienen un arma deben cumplir, al menos, con dos requisitos básicos: saber usarla y estar dispuesto a hacerlo en caso de un asalto. Ambas condiciones, obviamente, no eliminan el riesgo para la propia familia

En la Argentina  hace un tiempo se  implementó una política  más agresiva para tratar de sacar las armas de las calles. El Estado ofreció una suma de dinero por cada arma entregada, que  tuvo un resultado positivo, pero no fue suficiente  ya que todavía quedan muchas armas en las casas y peor aún muchas de ellas a disposición de los delincuentes.

Un informe de  La Academia Estadounidense de Pediatría indica que un arma de fuego en la casa, ya sea cargada o no, aumenta el riesgo de lesiones relacionadas con armas de fuego en jóvenes y niños. Las situaciones de alto riesgo pueden incluir, entre otras, las siguientes:

Armas de fuego accesibles en el hogar:
Los padres suelen subestimar la capacidad de los menores de tener acceso a las armas de fuego en el hogar. Aun cuando en una casa no haya un arma de fuego, su vecino, su amigo o un familiar puede tener un arma de fuego accesible en su casa.

Munición y armas de fuego guardadas en el mismo lugar:
Cuando un arma de fuego se guarda bajo llave junto con la munición o se deja cargada, aumenta en gran medida el riesgo de lesiones y muertes accidentales relacionadas con las armas de fuego. Se calcula que entre la tercera parte y la mitad de las personas que poseen un arma de fuego guardan sus armas cargadas y preparadas todo el tiempo.

Hogares de alto riesgo:
De acuerdo con el informe entre los hogares en los que puede aumentar el riesgo de lesiones y muertes accidentales relacionadas con las armas de fuego se incluyen aquellos que viven personas alcohólicas o drogadictas.

(*) Periodista investigador de “diariopolicial.com”, co-conductor del programa Hechos Policiales emitido por Radio Sudamericana.

miércoles, 13 de octubre de 2010

LA PSICOLOGÍA DE LA SEGURIDAD: 9ª PARTE


EL SENTIDO DE LA PERCEPCIÓN DE LA SEGURIDAD


Empezamos el texto separando la concesión de la seguridad y listando 5 áreas donde la percepción puede diferir de la realidad:

1. La severidad del riesgo
2. La probabilidad del riesgo
3. La magnitud de los costes
4. Cómo de efectiva es las contramedidas en la mitigación del riesgo
5. La concesión en sí misma.

A veces en todas las áreas y sobre todo en el área 4 podemos explicar la divergencia como una consecuencia de no tener suficiente información. Pero muchas veces tenemos toda la información y aún así hacemos malas concesiones de seguridad. Mi objetivo era dar una visión de la complejidad del sistema cerebral que hace estas concesiones y cómo puede fallar.

Esta claro que podemos hacer malas concesiones en cualquier cosa: predecir mal el aperitivo que preferiremos la semana que viene o no desear pagar tanto dinero por una cerveza en un día caluroso. Pero  las concesiones de seguridad son particularmente vulnerables a estos factores porque son críticas para nuestra supervivencia. Antes de que nuestros ancestros evolucionarios tuvieran la capacidad cerebral para considerar las preferencias sobre los aperitivos o el deseo de pagar por una cerveza, estaban esquivando depredadores y forjando relaciones sociales con otros de su especie. Los heurísticos de nuestro cerebro dedicados a la seguridad son viejos y muy asentados y nuestra amígdala es aún más vieja.

Lo que es nuevo desde un punto de vista evolutivo es la sociedad humana a gran escala y las nuevas concesiones de seguridad que conllevan. En el pasado he citado la tecnología y los medios como dos aspectos de la sociedad moderna que hacen especialmente difíciles hacer buenas concesiones de seguridad -- la tecnología esconde la complejidad detallada de tal forma que no tenemos la información suficiente sobre los riesgos y los medios porque producen tanta información viva, disponible y destacada para nuestros sentidos -- pero el asunto es más amplio. El neocortex, la parte del cerebro que tiene que hacer las concesiones está en palabras de Daniel Gilbert, "en fase de beta test".

Acabo de empezar a explorar la literatura relacionada con la economía del comportamiento, la psicología de la toma de decisiones, la psicología del riesgo y la neurociencia. Sin duda hay muchas investigaciones ahí fuera que me quedan por descubrir, y más experimentos interesantes que pueden iluminar aún más los heurísticos cerebrales y sus factores. Pero ya entiendo de forma más clara porque hacemos concesiones de seguridad mal en tantas ocasiones.

Cuando empecé a leer la "psicología de la seguridad" me di cuenta rápidamente que este estudio puede utilizarse para el bien o para el mal. La forma buena de utilizar este estudio es encontrar cómo el sentimiento de seguridad del hombre puede ajustarse mejor a la realidad de la seguridad. En otras palabras, ¿cómo podemos hacer que la gente se cuestione su conducta actual? Dándole más información parece no ser la solución; ya estamos saturados de información y estos heurísticos no están basados en la falta de información. Puede que entendiendo la forma en la que nuestros cerebros procesan el riesgo, los heurísticos y los factores que usamos para pensar en seguridad podamos aprender cómo reencaminar nuestras tendencias naturales y hacer mejores concesiones de seguridad. Puede que podamos aprender cómo no tenerlas en cuenta en el teatro de la seguridad y convencer a otros para que no las tengan en cuenta.

La utilización perversa de este estudio es centrarse en la sensación de la seguridad a expensas de la realidad. En el libro "Influence"[58], Robert Cialdini nos dice que la gente no puede analizar cada decisión completamente, no es posible: la gente necesita heurísticos para sobrevivir, Ciadini argumenta cómo sacar partido de esto. Una persona, empresa o gobierno poco escrupuloso puede sacar ventajas de estos heurísticos y factores sobre el riesgo y la seguridad. Los conceptos de la teoría de la predicción, marco, disponibilidad, y representatividad afectan y otros son la clave en la política y el marketing. Son aplicados de forma general pero en el mundo de hoy en día son cada vez más aplicados a la seguridad. Alguien podría utilizar este estudio para hacer que la gente se sienta más segura en lugar de hacer que sea más segura.

Después de toda la lectura y la escritura, creo que la forma adecuada de utilizar el estudio es poco realista y la forma inadecuada es inaceptable. Pero también pienso que veo una tercera vía: integrar la sensación y la realidad de la seguridad.

La sensación y la realidad de la seguridad son diferentes, pero están muy relacionados. Hacemos las mejores concesiones de seguridad -- y me refiero a las concesiones que nos dan seguridad auténtica a un coste razonable-- cuando nuestra sensación de seguridad coincide con la realidad de la seguridad. Es cuando las dos no están alineadas cuando entendemos mal la seguridad.

En el pasado, he criticado las medidas de seguridad paliativas que sólo hacen a la gente sentirse más seguras, lo he llamado "teatro de la seguridad". Pero utilizadas correctamente pueden ser una forma de ajustar la sensación de seguridad a la realidad de la seguridad. Un ejemplo es el precinto de seguridad que empezaron a aparecer en los paquetes de medicinas en las farmacias en los 80, después de publicitar mucho varias intoxicaciones aleatorias. Como una contramedida, no tenía mucho sentido. Es muy fácil envenenar medicinas y comidas a través del precinto -- con una jeringuilla, por ejemplo -- o abriendo y volviendo a sellar el paquete para que un consumidor no lo detecte. Pero con los precintos de seguridad se alineo la percepción del riesgo de la gente con la realidad: mínimo riesgo. Y por ello el cambio, mereció la pena.

Esta claro que el teatro de la seguridad tiene un coste, tanto como la seguridad real. Puede costar dinero, tiempo, funcionalidades, libertades y demás. La mayor parte de las veces los costes son desproporcionados frente a los beneficios. Y el teatro de seguridad no es un sustituto para la seguridad real. Más aún, demasiado teatro de la  seguridad aumentará la sensación de seguridad de la gente a un nivel mayor que la realidad, lo cual es también malo. Pero utilizado en conjunción con la seguridad real, un poco de teatro de seguridad bien ubicado puede ser lo que necesitemos para estar y sentirnos más seguros.

 

 

REFERENCIAS


[1] Bruce Schneier, _Beyond Fear: Thinking Sensibly About Security in an Uncertain World,_ Springer-Verlag, 2003.
[2] David Ropeik and George Gray, _Risk: A Practical Guide for Deciding What's Really Safe and What's Really Dangerous in the World Around You,_ Houghton Mifflin, 2002.
[3] Barry Glassner, _The Culture of Fear: Why Americans are Afraid of the Wrong Things,_ Basic Books, 1999.
[4] Paul Slovic, _The Perception of Risk,_ Earthscan Publications Ltd, 2000.
[5] Daniel Gilbert, "If only gay sex caused global warming," _Los
Angeles Times,_ 2 Jul 2006.
[6] Jeffrey Kluger, "How Americans Are Living Dangerously," _Time,_ 26 Nov 2006.
[7] Steven Johnson, _Mind Wide Open: Your Brain and the Neuroscience of Everyday Life,_ Scribner, 2004.
[8] Daniel Gilbert, "If only gay sex caused global warming," _Los Angeles Times,_ July 2, 2006.
[9] Donald A. Norman, "Being Analog,"
http://www.jnd.org/dn.mss/being_analog.html.  Originally published as Chapter 7 of _The Invisible Computer,_ MIT Press, 1998.
[10] Daniel Kahneman, "A Perspective on Judgment and Choice," _American Psychologist,_ 2003, 58:9, 697-720.
[11] Gerg Gigerenzer, Peter M. Todd, et al., _Simple Heuristics that Make us Smart,_ Oxford University Press, 1999.
[12] Daniel Kahneman and Amos Tversky, "Prospect Theory: An Analysis of Decision Under Risk," _Econometrica,_ 1979, 47:263-291.
[13] Amos Tversky and Daniel Kahneman, "The Framing of Decisions and the Psychology of Choice," _Science,_ 1981, 211: 453-458.
[14] Amos Tversky and Daniel Kahneman, "Evidential Impact of Base Rates," in Daniel Kahneman, Paul Slovic, and Amos Tversky (eds.), _Judgment Under Uncertainty: Heuristics and Biases,_ Cambridge
University Press, 1982, pp. 153-160.
[15] Daniel J. Kahneman, Jack L. Knetsch, and R.H. Thaler, "Experimental Tests of the Endowment Effect and the Coase Theorem," _Journal of Political Economy,_ 1990, 98: 1325-1348.
[16] Jack L. Knetsch, "Preferences and Nonreversibility of Indifference Curves," _Journal of Economic Behavior and Organization,_ 1992, 17: 131-139.
[17] Amos Tversky and Daniel Kahneman,  "Advances in Prospect Theory: Cumulative Representation of Subjective Uncertainty," _Journal of Risk and Uncertainty,_ 1992, 5:xx, 297-323.
[18] John Adams, "Cars, Cholera and Cows," ((citation)).
[19] David L. Rosenhan and Samuel Messick, "Affect and Expectation," _Journal of Personality and Social Psychology,_ 1966, 3: 38-44.
[20] Neil D. Weinstein, "Unrealistic Optimism about Future Life Events," _Journal of Personality and Social Psychology,_ 1980, 39: 806-820.
[21] D. Kahneman, I. Ritov, and D. Schkade, "Economic preferences or attitude expressions?  An analysis of dollar responses to publicissues," _Journal of Risk and Uncertainty,_ 1999, 19:220-242.
[22] P. Winkielman, R.B. Zajonc, and N. Schwarz, "Subliminal affective priming attributional interventions," _Cognition and Emotion,_ 1977,11:4, 433-465.
[23] Daniel Gilbert, "If only gay sex caused global warming," _Los Angeles Times,_ July 2, 2006.
[24] Robyn S. Wilson and Joseph L. Arvai, "When Less is More: How Affect Influences Preferences When Comparing Low-risk and High-risk Options," _Journal of Risk Research,_ 2006, 9:2, 165-178.
[25] J. Cohen, _The Privileged Ape: Cultural Capital in the Making of Man,_ Parthenon Publishing Group, 1989.
[26] Paul Slovic, _The Perception of Risk,_ Earthscan Publications Ltd, 2000.
[27] John Allen Paulos, _Innumeracy: Mathematical Illiteracy and Its Consequences,_ Farrar, Straus, and Giroux, 1988.
[28] Amos Tversky and Daniel Kahneman, "Judgment under Uncertainty: Heuristics and Biases," _Science,_ 1974, 185:1124-1130.
[29] Bruce Schneier,_ Beyond Fear: Thinking Sensibly About Security in an Uncertain World,_ Springer-Verlag, 2003.
[30] Barry Glassner, _The Culture of Fear: Why Americans are Afraid of the Wrong Things,_ Basic Books, 1999.
[31] Amos Tversky and Daniel Kahneman, "Availability: A Heuristic for Judging Frequency," _Cognitive Psychology,_ 1973, 5:207-232.
[32] John S. Carroll, "The Effect of Imagining an Event on Expectations for the Event: An Interpretation in Terms of the Availability Heuristic," _Journal of Experimental Social Psychology,_ 1978, 14:88-96.
[33] Robert M. Reyes, William C. Thompson, and Gordon H. Bower, "Judgmental Biases Resulting from Differing Availabilities of Arguments," _Journal of Personality and Social Psychology,_ 1980, 39:2-12.
[34] S. Jim Sherman, Robert B. Cialdini, Donna F. Schwartzman, and Kim D. Reynolds, "Imagining Can Heighten or Lower the Perceived Likelihood of Contracting a Disease: The Mediating Effect of Ease of Imagery," _Personality and Social Psychology Bulletin,_ 1985, 11:118-127.
[35] C. K. Morewedge, D.T. Gilbert, and T.D. Wilson, "The Least Likely of Times: How Memory for Past Events Biases the Prediction of Future Events," _Psychological Science,_ 2005, 16:626-630.
[36] Cass R. Sunstein, "Terrorism and Probability Neglect," _Journal of Risk and Uncertainty_, 2003, ((volume and page numbers)).
[37] Scott Plous, _The Psychology of Judgment and Decision Making,_ McGraw-Hill, 1993.
[38] S.E. Taylor and S.T. Fiske, "Point of View and Perceptions of Causality," _Journal of Personality and Social Psychology,_ 1975, 32: 439-445.
[39] Paul Slovic, Baruch Fischhoff, and Sarah Lichtenstein, "Rating the Risks," _Environment,_ 1979, 2: 14-20, 36-39.
[40] Amos Tversky and Daniel Kahneman, "Extensional vs IntuitiveReasoning: The Conjunction Fallacy in Probability Judgment," _Psychological Review,_ 1983, 90:??, 293-315.
[41] Amos Tversky and Daniel Kahneman, "Judgments of and by Representativeness," in Daniel Kahneman, Paul Slovic, and Amos Tversky (eds.), _Judgment Under Uncertainty: Heuristics and Biases,_ Cambridge University Press, 1982.
[42] Daniel Kahneman and Amos Tversky, "On the Psychology of Prediction," _Psychological Review_, 1973, 80: 237-251.
[43] Daniel Kahneman and S. Frederick, "Representativeness Revisited: Attribute Substitution in Intuitive Judgement," in T. Gilovich, D. Griffin, and D. Kahneman (eds.), _Heuristics and Biases, _Cambridge University Press_,_ 2002, pp. 49-81.
[44] Thomas Gilovich, Robert Vallone, and Amos Tversky, "The Hot Hand inBasketball: On the Misperception of Random Sequences," _Cognitive Psychology,_ 1985, 17: 295-314.
[45] Richard H. Thaler, "Toward a Positive Theory of Consumer Choice," _Journal of Economic Behavior and Organization,_ 1980, 1:39-60.
[46] Amos Tversky and Daniel Kahneman, "The Framing of Decisions and the Psychology of Choice," _Science,_ 1981, 211:253:258.
[47] Richard Thayer, "Mental Accounting Matters," in Colin F. Camerer, George Loewenstein, and Matthew Rabin, eds., _Advances in Behavioral Economics,_ Princeton University Press, 2004.
[48] Richard Thayer, "Mental Accounting and Consumer Choice," _Marketing Science,_ 1985, 4:199-214.
[49] Chip Heath and Jack B. Soll, "Mental Accounting and Consumer Decisions," _Journal of Consumer Research,_ 1996, 23:40-52.
[50] Muhtar Ali, "Probability and Utility Estimates for Racetrack Bettors," _Journal of Political Economy,_ 1977, 85:803-815.
[51] Richard Thayer, "Some Empirical Evidence on Dynamic Inconsistency," _Economics Letters,_ 1981, 8: 201-207.
[52] George Loewenstein and Drazen Prelec, "Anomalies in Intertemporal Choice: Evidence and Interpretation," _Quarterly Journal of Economics,_ 1992, 573-597.
[53] George Loewenstein, "Anticipation and the Valuation of Delayed Consumption," _Economy Journal,_ 1987, 97: 666-684.
[54] Uri Benzion, Amnon Rapoport, and Joseph Yagel, "Discount Rates Inferred from Decisions: An Experimental Study," _Management Science,_ 1989, 35:270-284.
[55] Itamer Simonson, "The Effect of Purchase Quantity and Timing on Variety-Seeking Behavior," _Journal of Marketing Research,_ 1990, 17:150-162.
[56] Amos Tversky and Daniel Kahneman, "Judgment under Uncertainty:Heuristics and Biases," _Science,_ 1974,_ _185: 1124-1131.
[57] Howard Schurman and Stanley Presser, _Questions and Answers in Attitude Surveys: Experiments on Wording Form, Wording, and Context,_Academic Press, 1981.
[58] Robert B. Cialdini, _Influence: The Psychology of Persuasion,_HarperCollins, 1998.

LA PSICOLOGÍA DE LA SEGURIDAD: 8ª PARTE


HEURÍSTICOS QUE AFECTAN A LAS DECISIONES

Y finalmente, hay factores y heurísticos que afectan a las concesiones como muchos otros heurísticos que hemos discutido, son generales y no son específicos a la seguridad. Pero también son importantes.

Primero, algunos efectos de marco más.

La mayoría de nosotros tenemos anécdotas sobre lo que los psicólogos llaman "efecto contexto": las preferencias dentro de un conjunto de opciones dependen de las opiniones del resto de las opciones del conjunto. Esto ha sido confirmado en todo tipo de experimentos-- si recuerdas el experimento de la cerveza en el día caluroso--  la mayoría de nosotros tenemos anécdotas confirmando esta heurístico.

Por ejemplo, la gente tiene tendencia a elegir opciones que dominan otras opciones o a desechar opciones que caen entre otras opciones. Si quieres que tu jefe apruebe tu presupuesto de seguridad de $1M tienes más opciones de que te lo apruebe si le das una opción entre tres planes de seguridad-- con presupuestos de $500K, $1M y $2M respectivamente -- que si le das los presupuestos $250K, $500K y $1M como opciones.

La regla del sentido común dice que se deben evitar los extremos. Pero no funciona cuando inteligencia en el otro extremo manipulando las opciones para que una de ellas no parezca extrema.

El "aislamiento de opciones" es otro heurístico común. En otras palabras: elige una variedad. Básicamente, la gente tiende a elegir un conjunto de cosas más diversas cuando las opciones se presentan de forma más abiertas que cerradas. Por ejemplo [55] en un experimento a los estudiantes se les preguntó que eligieran uno entre seis aperitivos que recibirían al inicio de clase durante las siguientes tres semanas. Un grupo tuvo que elegir los aperitivos con tres semanas de adelanto mientras que el otro grupo elegía al inicio de cada clase. Del grupo que eligió adelantado el 64% eligió diferentes aperitivos cada semana, pero solo el 9% del grupo que elegía cada semana hizo lo mismo.

La interpretación más inmediata de este experimento es que sobre estimamos el valor de la variedad. Adelantándonos tres semanas tener variedad parece una buena opción pero a la hora de elegir elegimos los que más nos gustan. Pero hay una interpretación más amplia al experimento, una que nace de varios experimentos similares y aplicables a la aceptación del riesgo: cuando nos vemos expuestos a la toma de decisiones sobre riesgos de forma repetida, si las evaluamos como un grupo parecen menos arriesgadas que evaluándolas una por una. De vuelta a las finanzas, alguien que rechaza una determinada apuesta por ser muy arriesgada puede que acepte apuestas idénticas si son repetidas.

De nuevo, los resultados de una concesión dependen del contexto de la concesión.

Pero es más extraño aún. Los psicólogos han identificado un "efecto de anclaje" donde las decisiones son influenciadas por información aleatoria cognitivamente cercana. En otros experimentos [56], a los sujetos se les mostró una rueda giratoria cuyos números variaban entre 0 y 100, y se les preguntó si el número de naciones africanas en la ONU era mayor o menor que el número generado de forma aleatoria. Entonces se les preguntó cual creían que era el número exacto de naciones en la ONU.

Aunque el giro de la rueda era aleatorio y los sujetos lo sabían su estimación final se veía influenciada por él. Lo cual quiere decir, que los sujetos que obtuvieron un número elevado del giro de rueda aleatorio estimaron un mayor número de naciones que los que obtuvieron un número bajo.

Los psicólogos han teorizado que los sujetos sufrían un efecto de anclaje sobre el número aleatorio que obtenían ajustándolo al número que creían que era el resultado. Como solo era una estimación claro está que mucha gente no ajustó lo suficiente. Tan extraño como pueda parecer, otros experimentos han confirmado este efecto.

Y si todo esto no te sorprende, aquí hay otro experimento que lo hará [57]. A los sujetos se les preguntó lo siguiente:

- Pregunta 1: ¿en este país, debería el divorcio ser más fácil de obtener, más difícil o seguir igual?

- Pregunta 2: ¿en este país, debería el divorcio ser más fácil de obtener, seguir igual, o ser más difícil de obtener?

En respuesta a la primera pregunta, el 23% de los sujetos eligió que fuera más fácil de obtener, 36% que fuera más difícil y un 41% que siguiera igual.

En respuesta a la segunda pregunta, 26% eligió que fuera más fácil de obtener, 46% que fuera más difícil y 29% que siguiera igual. Sí, el orden en el que se listan las alternativas afecta los resultados.

Hay muchos resultados en esta línea, incluyendo el orden de los candidatos en un voto.

Otro heurístico que afecta a las concesiones de seguridad es el "factor confirmación". La gente es más probable que descubre evidencias que apoyan una posición ya tomada que evidencias que la refuten. Aún más, la gente que apoya la posición A veces de forma equivocada cree que la evidencia anti-A apoya dicha opción. Hay muchos experimentos que confirman este factor básico y exploran sus complejidades.

Si hay una moraleja aquí, es que las preferencias individuales no están basadas en modelos predefinidos que pueden ser representados limpiamente en la clase de curvas de indiferencia que se leen en los libros de microeconomía, en lugar de ello, están mal definidas, son altamente maleables y dependen mucho del contexto en las que son presentadas. Los heurísticos y los factores importan, y mucho.


LA PSICOLOGÍA DE LA SEGURIDAD: 7ª PARTE


HEURÍSTICOS DE COSTE

Los humanos tienen todo tipo de patologías que afectan a los costes y este no es lugar para discutirlas. Pero hay unos poco heurísticos específicos que quiero resumir, porque si no podemos evaluar bien los costes -- monetarios o más abstractos -- no vamos a hacer buenas concesiones de seguridad.

Contabilidad menta

La contabilidad mental es el proceso por el cual la gente clasifica diferentes costes [45]. La gente no piensa en los costes como costes; es más complicado que eso.

Aquí hay resultados ilógicos de dos experimentos. [46]

En el primero, a los sujetos se les preguntó que respondieran a una de dos preguntas:

- Concesión 1: imagínate que has decidido ver una obra en la que la entrada es de $10. Cuando entras al teatro descubres que has perdido los $10 para la entrada. ¿Seguirías pagando $10 por la entrada?

- Concesión 2: imagínate que has decidido ver una obra en la que la entrada vale $10.Cuando entras al teatro descubres que has perdido la entrada y como el asiento no está reservado no puedes recuperarlo. ¿Pagarías $10 por otra entrada?

Los resultados de las concesiones son exactamente las mismas. En cualquier caso puedes ver la obra y tener $20 menos en el bolsillo, o no ver la obra y perder $10. Pero la gente no ve estas concesiones de la misma forma. En la primera el 88% de la gente dijo que comprarían una entrada de todas formas. Pero en la segunda concesión sólo el 46% dijeron que comprarían una segunda entrada. Los investigadores concluyeron que hay una especie de contabilidad mental funcionando y que los gastos de los $10 vienen de dos cuentas mentales diferentes.

El segundo experimento era similar. A los sujetos se les preguntó:

- Imagínate que vas a comprar una chaqueta de $125 y una calculadora de $15. El vendedor de calculadoras te dice que la calculadora que quieres comprar está rebajada y que vale $10 en la otra tienda a 20 minutos conduciendo. ¿Harías el viaje?

-Imagínate que vas a comprar una chaqueta por $15 y una calculadora por $125. El vendedor de calculadoras te informa que la calculadora vale $120 en otra tienda a 20 minutos conduciendo. ¿Irías a la otra tienda?

Ignora la idea de gastar $125 en una calculadora, es un viejo experimento. Las dos preguntas son básicamente iguales, ¿conducirías 20 minutos para ahorrarte $5? Mientras que el 68% harían el viaje para ahorrárselos en la calculadora de $15, solo el 29% conduciría para ahorrarse $5 de la de $125.

Hay más sobre la contabilidad mental [47], en un experimento [48] a los sujetos se les preguntó que se imaginaran tumbados en la playa en un día caluroso y cómo les apetecería una cerveza fría de su mejor cerveza. Tenían que imaginar que un amigo con el que estaban iba a hacer una llamada de teléfono-- esto era 1985, no había móviles-- y se le ofreció comprar su cerveza favorita si le daba el dinero. ¿Qué sería lo máximo que pagaría el sujeto por la cerveza?

Los sujetos fueron divididos en dos grupos. En el primer grupo, el amigo le ofreció comprar la cerveza de un hotel decente. En el segundo grupo, el amigo le ofreció comprar la cerveza de un supermercado. Desde un punto de vista puramente económico, no habría diferencia, el valor de la cerveza en un día caluroso no tiene nada que ver con el sitio en el que se compra. (En términos económicos la experiencia de consumo es la misma). Pero la gente estaba dispuesta a pagar $2.62 de media por la cerveza en el hotel y solo $1.50 de media en el supermercado.

El experimento concluyó que la gente tiene precios de referencia en su cabeza y que los precios varían con las circunstancias. Y porque el precio de referencia era diferente en los diferentes escenarios, la gente estaba dispuesta a pagar importes diferentes. Esto nos lleva a resultados por debajo de lo óptimo. Como escribe Thayer, "el bebedor sediento de cerveza que pagaría $4 por una cerveza de un hotel y solo $2 de un supermercado no encontraría tan apetecible la cerveza en el supermercado a $2.50"

Los investigadores han documentado todo tipo de heurísticos de contabilidad mental. Los pequeños costes a menudo no son tenidos en cuenta, así que la gente gasta más fácilmente dinero en cosas como el café por la mañana. Esto es por lo que los anunciantes describen los grandes gastos anuales como "pequeños gastos diarios". La gente segrega el dinero frívolo del dinero serio, por lo que es más sencillo para ellos ganar $100 de una apuesta de football que $100 de una devolución de impuestos. Y la gente tiene diferentes presupuestos mentales. En un experimento que ilustra esto [49] a dos grupos de sujetos se les preguntó si comprarían entradas para una obra. Al primer grupo se le dijo que habían gastado $50 anteriormente en entradas para un partido de baloncesto. Al segundo grupo se le dijo que habían tenido una multa de $50 esa semana. Los que ya habían gastado en entradas para el baloncesto eran menos propensos a  comprar entradas que los que habían tenido una multa (diferentes presupuestos).

Un efecto contable interesante se puede ver en las carreras [50]. Los apostantes tienden a mover sus apuestas de los favoritos a otros menos favoritos al final del día. Esto ha sido explicado porque el apostador medio tiene pérdidas pasado la mitad del día -- pari-mutuel significa que la apuesta media es una pérdida -- y una apuesta más arriesgada puede poner al apostador por delante el resto del día. Hay  una contabilidad de la "apuesta del día" y los apostadores no quieren cerrar el día en números rojos.

El efecto de la contabilidad mental en las concesiones de seguridad no está claro, pero estoy convencido de que existe un cuenta mental para la seguridad o el bienestar, y que el dinero gastado de esa cuenta es sentido de forma diferente que de otras cuentas. Incluso intuyo que existe un modelo de cuenta mental similar para costes no fungibles como el riesgo: los riesgos de cada cuenta no se comparan fácilmente con riesgos de otro. Eso quiere decir que estamos dispuestos a aceptar riesgos considerables en nuestra cuenta de ocio -- salto en paracaídas, juego con cuchillos, lo que sea -- cuando ni siquiera los consideraríamos en otra cuenta.

Descuento de tiempo

"El descuento de tiempo" es el término que utilizamos para describir la tendencia humana de descontar costes y beneficios futuros. Tiene sentido económico; un coste pagado a lo largo del año es diferente a un coste pagado hoy, porque ese dinero podría ser invertido y ganar intereses en el año. De forma similar, un beneficio acumulado en un año vale menos que un beneficio acumulado hoy.

En 1937 el economista Paul Samulson propuso un modelo de utilidad-descontada para explicar todo esto. Básicamente, algo vale más hoy que en el futuro. Vale más tener una casa hoy que obtenerla en 10 años, porque podrás disfrutar 10 años más de la casa. El dinero vale más hoy que en los próximos años; eso es por lo que el banco quiere que lo guardes con ellos.

Este modelo de utilidad descontada asume que las cosas con descontadas a ciertos niveles. Hay una fórmula matemática para calcular qué vale más -- $100 hoy o $120 en un año -- basada en los tipos de interés. Hoy, por ejemplo, el tipo de descuento es de 6.25% que significa que $100 hoy valen $106,25 en un año. Pero claro, la gente es más complicada que esto.

Hay, por ejemplo, un efecto de magnitud: las pequeñas cantidades son descontadas más que las grandes. En un experimento, [51] a los sujetos se les pidió que eligieran entre una cantidad de dinero hoy o una cantidad de dinero mayor en un año. Los resultados harían a un banquero mover la cabeza con extrañeza. A la gente no le preocupa si recibía $15 hoy o $60 en un año. Al mismo tiempo, eran indiferentes a recibir $250 hoy o $350 en un año y $3000 hoy o $4000 en un año. Si haces las matemáticas, eso implica un descuento del 139%, 34% y 29% -- manteniendo todo igual y dependiendo del importe inicial.

Esto se mantiene también para las pérdidas [52] aunque las ganancias son descontadas más que las pérdidas. En otras palabras, alguien puede ser indiferente a $250 hoy y $350 mañana pero prefiriría una penalización hoy de $250 que en un año de $350. Hay que darse cuenta como la el descuento del tiempo interactúa con la teoría de la predicción aquí.

También, las preferencias entre diferentes recompensas pueden cambiar dependiendo en el tiempo entre las decisiones y las dos recompensas. Alguien puede preferir hoy $100 a $110 mañana, pero también preferir $110 en 31 días a $100 en 30 días.

Los efectos de marco también aparecen en el descuento de tiempo. Puedes enmarcar algo como una aceleración o un retraso de un punto base de referencia, y eso tiene una gran diferencia. En un experimento, [53]  los sujetos que esperaban recibir un vídeo en un año pagarían de media $54 para recibirlo inmediatamente, pero los sujetos que esperaban recibirlo inmediatamente pagarían una media de $126 para retrasar el pago a un año. Esto también se mantiene con las pérdidas: la gente pagaría más por poder retrasar su pago en el tiempo [54].

  Leyendo la literatura, a veces parece que la teoría de la utilidad del descuento está llena de tonterías, complicaciones y contradicciones. Pero claramente hay un descuento mental en juego que no es nada lineal y no es fácilmente formulable.

LA PSICOLOGÍA DE LA SEGURIDAD: 6ª PARTE


LA REPRESENTATIVIDAD

La "representatividad" es el heurístico por el cual asumimos la probabilidad de que un ejemplo pertenece a una clase determinada basado en lo bien que ese ejemplo representa a la clase. A primera vista esto  parece un heurístico razonable. Pero puede llevarnos a resultados erróneos si no somos cuidadosos.

El concepto es algo engañoso, pero aquí hay un experimento que ilustra este factor de forma clara como el cristal [40]. A los sujetos se les dio una descripción de una mujer llamada Linda:

"Linda tiene 31, soltera, destacada y muy inteligente. Se licenció en psicología. Como estudiante, se preocupó por temas relacionados con la discriminación, la justicia social y participó en manifestaciones antinucleares."

Entonces a los sujetos se les dio una lista de 8 afirmaciones describiendo su actual empleo y actividad. La mayoría eran falsos ("Linda es una profesora de preescolar", "Linda es una trabajadora social de psiquiatría", y demás), pero dos eran críticos: el número 6("Linda es una cajera de banco", y el número 8 "Linda es una cajera de banco y un miembro activo del movimiento feminista"). A la mitad de los sujetos se les preguntó que puntuaran los resultados teniendo en cuenta la similitud con la situación en la que estaría la persona del perfil descrito y a otros se les pidió que las puntuaran teniendo en cuenta la probabilidad.

Del primer grupo de sujetos, el 85% respondió que Linda era el estereotipo de una cajera de banco feminista más que el de una cajera de banco. Esto tiene sentido. Pero del segundo grupo de sujetos, el 89% pensó que Linda era más probable que fuera una cajera de banco feminista antes que una cajera de banco. Esta claro que matemáticamente esto es ridículo. Es imposible que sea más probable la primera que la segunda ya que la primera es un subsistema de la segunda.

Como explicaron los investigadores: "cuanto más información se tiene de un escenario, la probabilidad solo puede decrementar de forma fija, pero su representatividad y su aparente probabilidad pueden aumentar. En la fiabilidad de la representatividad, creemos, influye como elemento primordial las disponibilidad de detalles no solicitados y la sensación de profundidad que dan dichas construcciones" [41].

No suena esto a cómo la gente reacciona a riesgos similares guiones de películas -- con escenarios concretos -- ¿frente a riesgos más comunes?

En otro experimento [42], a dos grupos de sujetos se les mostró descripciones cortas de gente, todos fueron obtenidos de una muestra de 100 ingenieros o abogados. Aquí hay un ejemplo de descripción:

"Tom W. tiene una gran inteligencia, aunque no tiene auténtica creatividad. Tiene la necesidad de orden y claridad y sistemas ordenados en los que cada detalle tiene su lugar apropiado. Su escritura es mala y mecánica, ocasionalmente envuelta en cuñas pedantes y reminiscencias de imaginación orientada a la ciencia-ficción. Es muy competitivo. Parece que tiene poca simpatía con otra gente y no le gusta interactuar con otros. Aunque centrado en si mismo tiene un profundo sentido de la ética."

Entonces a los sujetos se les preguntó la probabilidad de que cada descripción encajara con un ingeniero o un abogado. A un grupo de sujetos se les dijo esto de la muestra:

- Condición A: la muestra tiene 70 ingenieros y 30 abogados

A otro grupo de sujetos se le dijo lo siguiente:

- Condición B: la muestra tiene 30 ingenieros y 70 abogados

Estadísticamente la probabilidad de que una descripción pertenezca a un ingeniero antes que a un abogado teniendo en cuenta la condición A es mucho mayor que con la B. Aún así, los sujetos juzgaron por igual en ambos casos. Basaron su juicio únicamente en las características de la personalidad del estereotipo de los ingenieros y los abogados ignorando las probabilidades relativas de ambas categorías.

Era interesante que cuando a los sujetos no se les daba la descripción de la personalidad preguntaban simplemente por la probabilidad de que un individuo fuera un  ingeniero, contestaron bien: 70% bajo la condición A y un 30% bajo la condición B. Pero cuando se les daba una descripción de personalidad neutral que no disparaba el estereotipo del ingeniero o el abogado asignaban la descripción al ingeniero el 50% de las veces bajo las condiciones A y B.

Y aquí hay un tercer experimento. A los sujetos (estudiantes universitarios) se les hizo una encuesta incluyendo estas dos preguntas: "¿Cómo eres de feliz con tu vida en general?" y "¿cuántas citas tuviste el último mes?" cuando se preguntaba en este orden no había correlación entre las respuestas. Pero preguntadas en orden inverso -- cuando la encuesta les recordaba como eran sus relaciones en general -- había una correlación del 66% [43]"

La representatividad también explica la falacia de la media base, donde si la gente se olvida que una característica determinada es muy rara, incluso si un test certero muestra falsas alarmas más a menudo que la propia característica. La gente de seguridad se encuentra estos heurísticos cada vez que alguien intenta vender reconocimiento de caras, perfiles o análisis de datos como formas efectivas de encontrar terroristas.

  Y por último, la representatividad explica la "ley de los números pequeños" donde la gente asume que las probabilidades a largo plazo también se cumplen en el corto plazo. Esto, claro está, no es cierto. Si los resultados del lanzamiento de tres monedas son cruz, la probabilidad de que salga cara en la cuarta no son más del 50%. La moneda no "tiene" que dar cara. Aún así los experimentos han demostrado esta falacia en las apuestas deportivas una y otra vez [44].