SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

martes, 28 de febrero de 2012

CONVOCATORIA DE ASOCIADOS - FOTOS SEDE-RESIDENCIA ASOCIACIÓN

VEHÍCULO DE LA ASOCIACIÓN PROCEDIMIENTOS POLICIALES - ASCASEPP
TERRAZA Nº1 - SEGUNDO PISO DE LA ASOCIACIÓN PROCEDIMIENTOS POLICIALES - ASCASEPP
TERRAZA Nº2 CON PARRILLA DE LA ASOCIACIÓN PROCEDIMIENTOS POLICIALES - ASCASEPP SEGUNDO PISO
TERRAZA Nº2 CON PARRILLA DE LA ASOCIACIÓN PROCEDIMIENTOS POLICIALES - ASCASEPP SEGUNDO PISO
HABITACIÓN DOBLE EN DORMITORIO PRIMER PISO SEDE RESIDENCIA ASOCIACION
HABITACIÓN DOBLE - CAMA MATRIMONIO EN DORMITORIO PRIMER PISO SEDE RESIDENCIA ASOCIACION
HABITACIÓN DOBLE EN DORMITORIO SEGUNDO PISO SEDE RESIDENCIA ASOCIACION
HABITACIÓN DOBLE EN DORMITORIO - CAMA MATRIMONIAL SEGUNDO PISO SEDE RESIDENCIA ASOCIACION
HABITACIÓN TRIPLE DORMITORIO SEGUNDO PISO SEDE RESIDENCIA ASOCIACION
RECUERDOS - PREMIOS DEL COMISARIO ERNESTO SANTAMARIA - PLANTA BAJA SEDE
RECUERDOS - PREMIOS DEL COMISARIO ERNESTO SANTAMARIA - PRIMER PISO SEDE
RECUERDOS - PREMIOS DEL COMISARIO ERNESTO SANTAMARIA - PRIMER PISO SEDE
COMPUTADORAS - ORDENADORES PRIMER PISO SEDE ASOCIACIÓN
RECUERDOS - PREMIOS DEL COMISARIO ERNESTO SANTAMARIA PLANTA BAJA SEDE
RECUERDOS - PREMIOS DEL COMISARIO ERNESTO SANTAMARIA EN PARED SEDE -PLANTA BAJA
COMIDA - ALMUERZO DE ASOCIADOS EN TERRAZA SEDE - RESIDENCIA ASOCIACIÓN SEGUNDO PISO
CENA DE ASOCIADOS EN TERRAZA SEDE - RESIDENCIA ASOCIACIÓN SEGUNDO PISO
CENA DE ASOCIADOS EN TERRAZA SEDE - RESIDENCIA ASOCIACIÓN SEGUNDO PISO
SALA DISTRIBUIDORA SEDE-RESIDENCIA ASOCIACIÓN - PRIMER PISO
SALÓN COMEDOR Y DESCANSO SEDE - RESIDENCIA ASOCIACIÓN - PRIMER PISO
SALÓN COMEDOR Y DESCANSO SEDE - RESIDENCIA ASOCIACIÓN - PRIMER PISO
AULA SEDE ASOCIACIÓN DURANTE UN CURSO DE SEGURIDAD PÚBLICA - PRIMER PISO
TERCER COMEDOR Y ZONA DE JUEGOS - PLAY ROOM - SEDE ASOCIACIÓN PLANTA BAJA
COCINA COMEDOR SEDE - RESIDENCIA ASOCIACIÓN PRIMER PISO
AULA SEDE ASOCIACIÓN DURANTE UN CURSO DE SEGURIDAD PÚBLICA - PRIMER PISO
LAVADERO ASOCIACIÓN - SEGUNDO PISO SEDE - RESIDENCIA
LAVADERO SEGUNDO PISO ASOCIACIÓN
ESCALERA SEDE - RESIDENCIA ASOCIACIÓN
COCINA COMEDOR SEDE RESIDENCIA ASOCIACIÓN
SALÓN COMEDOR DE LA SEDE RESIDENCIA ASOCIACIÓN
BAÑO COMPLETO DEL SEGUNDO PISO SEDE - RESIDENCIA ASOCIACIÓN
BAÑO COMPLETO DEL PRIMER PISO SEDE - RESIDENCIA ASOCIACIÓN
BAÑO COMPLETO DEL PRIMER PISO SEDE - RESIDENCIA ASOCIACIÓN

ESTIMADOS AMIGOS:

Les escribo nuevamente para invitarlos a asociarse a nuestra Asociación sin fines de lucro PROCEDIMIENTOS POLICIALES - ASCASEPP, registrado en el Ministerio del Interior de España bajo el nº591967. Nuestra Asociación va creciendo día a día, cuando nuestros amigos comprenden el alcance de nuestra organización y lo comprueban por ellos mismos no se arrepienten de obtener la membresía. Para ampliar nuestros servicios de cursos y conferencias convocamos a mas interesados a asociarse, la cuota societaria es la base del mantenimiento de la asociación, con ella se pagan los insumos, los costos de mantenimiento de la sede, el internet - wiffi para los asociados, las computadoras-ordenadores, el pago de la luz, el gas, el teléfono, el mantenimiento de los vehículos puestos a disposición de la asociación y asociados, la gasolina-nafta, el seguro de la sede (seguro contra robo - daño y accidentes de terceros) y el vehículo, como así el mantenimiento de la alarma con cámaras y monitoreo de la empresa de seguridad.

Para Asociarse el interesado deberá abonar la suma de 6 euros mensuales para argentina hoy 35,04 pesos argentinos mensuales (es al cambio hoy 5.84 pesos por euro), el dinero podrán depositarlo en una cuenta del Banco Nación Argentina. Para España la Asociación posee una cuenta en BANCAJA y resto de Países podrán hacer el pago por giro bancario o por western unión.

El pago es trimestral, es decir 18 euros por trimestre, hemos dividido el año en 4 trimestres, lo cual hace que actualmente estemos en el segundo mes del primer trimestre. Todos aquellos interesados en asociarse a esta altura del año deberá pagar 6 euros correspondiente al mes de Marzo y el trimestre correspondiente a los meses Abril-Mayo y Junio, correspondiente al pago del segundo trimestre. El próximo pago el asociado deberá hacerlo en Julio del corriente año.

Estando al día con las cuotas, nuestros asociados podrán realizar cursos por internet, sistema video conferencia y asistir en forma presencial a todos nuestros cursos, conferencias, jornadas, simposios y todo otro evento organizado por Procedimientos Policiales - ASCASEPP ESPAÑA en cualquier país del mundo, en forma gratuita, es decir sin abonar arancel de asistencia.

Como es de público conocimiento la asociación posee una Sede - Residencia en la Comunidad Valenciana, lugar donde el asociado podrá alojarse con desayuno y pensión completa durante la asistencia a un curso o simplemente de paseo por nuestra región, Valencia, a muy bajo costo. Se les recuerda que no es un hotel, simplemente una Residencia que posee instalaciones óptimas para un alojamiento confortable en un ambiente donde todos tienen un denominador común: LA SEGURIDAD y Camaradería.

Todos los interesados en asociarse a nuestra organización deberán completar el formulario que se adjunta al presente correo y enviarlo, tras recibirlo y observar el país de residencia del interesado se le indicará la forma de pago de la cuota societaria. Como siempre se les informa que ni quien les habla, como así nuestros directivos de la asociación y profesores de los cursos y conferencias que se imparten cobran honorarios, lo hacen ad-honorem.

COMISARIO (RA) ERNESTO SANTAMARÍA
Presidente Fundador y Director Internacional
Procedimientos Policiales y ASCASEPP
VALENCIA - ESPAÑA

VELOCIDAD Y DISTANCIA DE PARADA

Velocidad y distancia de parada


Diversos estudios demuestran que el riesgo de verse involucrado en un accidente crece rápidamente con la velocidad, incluso con pequeños excesos por encima de la limitación.
Esto lejos de ser un tópico, tiene una fundamentación física que hace que la distancia de parada del vehículo crezca cuadráticamente con la velocidad.
Un conductor que circulando a 50 Km/h se vea sorprendido por un peatón que irrumpe en la calzada 28 metros por delante de su vehículo, podrá detenerse sin atropellarlo. Durante el tiempo que el conductor necesita para apercibir el peligro y reaccionar (tiempo de percepción y reacción), su vehículo recorrerá 14 metros. A partir de ese punto, el vehículo comenzará a frenar a lo largo de otros 14 metros, hasta detenerse a los pies del peatón.
Si el mismo conductor circula a 55 Km/h, para apercibir el peligro y detenerse completamente necesitará 32 metros. A 60 Km/h, esta distancia sube hasta los 37 metros.

Distancia de parada a distintas velocidades

Cuando el vehículo llegue a la altura del peatón, lo atropellará a 28 Km/h, si su velocidad inicial fue de 55 Km/h, ó a 40 Km/h si su velocidad de partida fue de 60 Km/h.
Esto demuestra por qué un exceso de tan solo 10 Km/h por encima de la limitación de velocidad genérica para casco urbano (50 Km/h) entraña un riesgo muy elevado, en caso de presentarse una situación de peligro sobrevenida.

VUELCOS Y CINTURÓN DE SEGURIDAD

Vuelcos y cinturón de seguridad

En general, un correcto uso de los elementos de seguridad pasiva protege a los usuarios de un vehículo que sufre un accidente de circulación.
Son frecuentes los casos en que tras una salida de vía, el turismo entra en una dinámica de vuelco en tonel. La dinámica que experimentan sus ocupantes dependerá, entre otros factores, de si hacen un correcto uso del cinturón de seguridad.
En general, la eyección fuera del habitáculo es un factor de riesgo que incrementa en más de cuatro veces la probabilidad de sufrir lesiones graves o no sobrevivibles (AIS 3+).


Existen mecanismos lesivos específicos que tienen lugar en un ocupante que resulta expulsado fuera del habitáculo del vehículo. Así por ejemplo, existe una probabilidad significativa de producción de fracturas vertebrales producidas en el impacto del cuerpo al caer sobre el pavimento tras la eyección.
Los cuerpos vertebrales dorsales y lumbares pueden verse sometidos a un doble mecanismo de flexión-compresión, que produce un tipo específico de fractura por acuñamiento anterior.



El uso del cinturón de seguridad tiene en estos casos el doble efecto de evitar la expulsión fuera del habitáculo, así como de evitar o minorar los impactos dentro del mismo, al impedir el movimiento libre del cuerpo y por tanto la proyección de un lado a otro.



Su uso, sin embargo, no impide que otros mecanismos lesivos lleguen a producirse dentro del habitáculo, como aquellos relacionados con la intrusión hacia abajo del techo, que puede producir fracturas cervicales y el agravamiento de traumatismos craneoencefálicos.



En el siguiente video puede evaluarse el comportamiento de los usuarios de un vehículo que sufren un vuelco en tonel sin hacer uso del preceptivo cinturón de seguridad:

jueves, 16 de febrero de 2012

CURSO BANDAS LATINAS-TRIBUS URBANAS-GRUPOS DE RIESGO POR VIDEO CONFERENCIA


Estimados amigos les informo que a partir del día de la fecha los interesados podrás asistir al curso de BANDAS LATINAS - TRIBUS URBANAS por internet, mediante video conferencia, dictado por el profesor de Procedimientos Policiales Comisario Inspector de la Policía Argentina OSCAR TERMINIELLO.

Los que deseen inscribirse solicitar información al correo ernestosanta@gmail.com. Como siempre los asociados podrás ver los videos del curso en forma totalmente gratuita, los no socios deberán abonar un arancel de 15 euros, se envía por internet sin cargo certificado al finalizar el curso.

El curso comienza cuando se registren, es por internet y se puede ver las 24 hs. del día por parte del interesado. Muchas Gracias por su atención, les envío un fuerte abrazo desde Valencia, España.

COMISARIO (ra) ERNESTO SANTAMARÍA
Presidente Fundador y Director Internacional
Procedimientos Policiales-ASCASEPP
VALENCIA - ESPAÑA

LOS MAS OLVIDADOS. LOS ENCARCELADOS


Los más olvidados, los encarcelados…


Por Jaime A. Moncada

No sé si ustedes se han dado cuenta, pero las noticias parecen tener una manera de centrarse alrededor de los que más tienen. Si hay un terremoto en Japón este recibe mucha más prensa que uno similar en Chile. Si hay una inundación en Francia, es una noticia mundial, mientras que una inundación similar en Colombia, recibe poca cobertura. Si un asesino mata decenas de personas en Noruega, se convierte inmediatamente en un boletín urgente en todos los medios noticiosos, mientras que algo similar en México apenas recibe cobertura en las páginas interiores de nuestros diarios.Lo mismo ocurre con los incendios.

En años recientes, en Latinoamérica, hemos tenido tres incendios en cárceles: Higüey, República Dominicana; San Pedro de Sula, Honduras; y Santiago de Chile; los cuales representan los incendios en usos carcelarios de mayor relevancia a nivel mundial en las últimas décadas. Estos incendios tuvieron muy poca prensa y solo fueron reportados en detalle en la prensa local. Pero se mueren 100 personas en un incendio en una discoteca en el Noreste Americano y es la principal noticia en casi todos los noticieros y periódicos del mundo, incluyendo los latinoamericanos.

Pero los incendios tienen también su orden jerárquico. Un incendio en un edificio alto recibe mucha más cobertura que uno en una industria. Algo similar ocurre con los incendios en plantas petroquímicas, tal vez porque muestran imágenes increíbles y que llaman la atención al televidente y al lector de un periódico. El incendio, que debe tener la menor jerarquía, es el incendio en ocupaciones correccionales, y tal vez por eso está pasando desapercibida una tragedia que ha afectado a casi todos los países de la región. Como se muestra en la tabla anexa, una búsqueda rápida registra más de 500 muertos en incendios en prisiones en los últimos 10 años en Latinoamérica.Lo interesante de todo esto, desde el punto de vista estadístico, es que en los Estados Unidos solo 8 personas han muerto en incendios en este tipo de ocupaciones en los últimos 10 años1. Debemos recordar que los Estados Unidos tienen la mayor población carcelaria del mundo, unos 2.3 millones de personas (finales del 2009) y una tasa de encarcelación de 743 personas por 100,000 habitantes2. Latinoamérica, por su lado, tiene una población carcelaria estimada en 1.2 millones de personas y una tasa de encarcelación de 200 personas por 100,000 habitantes3. Esto quiere decir que un prisionero, en Latinoamérica, tiene una probabilidad de morir en un incendio 125 veces mayor que un prisionero en una cárcel en los Estados Unidos.¡Ciento veinticinco veces es una estadística increíble! Esta triste estadística, debo reconocerlo, me permite aseverar por primera vez, con cierto grado de confiabilidad, que nuestro problema de protección contra incendios es mucho más grave que en los países más desarrollados, contrario a la paradoja que reza que el problema de los incendios es mucho peor en los países ricos.

Si no todos, la gran mayoría de los incendios en usos carcelarios en Latinoamérica no han tenido una rigurosa investigación y estudio por expertos independientes y competentes. Pero las condiciones son similares en casi todos estos incidentes. Sobre-población y falta de condiciones adecuadas de seguridad contra incendios. De acuerdo al Gobierno hondureño, el incendio en la prisión en San Pedro de Sula, donde perecieron 101 personas en el 2007, se debió a una falla eléctrica en una celda de 10 x 15 m, donde se contaron 75 aparatos eléctricos.A nivel mundial, el peor incendio en una prisión en las últimas décadas ocurrió en Higüey, República Dominicana, en 2005. Esta prisión, al momento del incendio, tenía una población carcelaria de 426 personas, cuando estaba diseñada para 200. Esta prisión reabrió el 6 de mayo del 2011. De acuerdo a reportes locales4, se invirtieron $32 millones de dólares en la remodelación de esta nueva instalación, ahora para 1,160 internos. El día de su reinauguración, el Procurador de la República Dominicana, el Hon. Peña dijo: “estas instalaciones poseen todas las facilidades propias del nuevo modelo penitenciario en materia de alojamiento, servicios, educación, trabajo y actividades de integración familiar y espiritual”. ¿Y la protección contra incendios? ¿Será que se les olvido la razón por la cual esta prisión tuvo que dejar de operar por seis años? Pero siguiendo nuestra tradición religiosa, la instalación fue bendecida por Monseñor Nicanor Peña…

La ocupación correccional utiliza la misma filosofía de seguridad humana y protección contra incendios que los hospitales, a sea el concepto de “defender en su lugar”. En una prisión, los ocupantes son incapaces de velar por su preservación durante un incendio, no por razones médicas como en un hospital, sino por restricciones de seguridad, que previenen el movimiento libre y el acceso hacia las áreas adyacentes. Sin embargo, la solución a esta problemática está en nuestras manos. En los Estados Unidos, el número de incendios en prisiones ha decrecido en un 88% desde 19805, mientras que la población carcelaria ha crecido en un 460%6. Esta increíble estadística ha ocurrido debido al uso riguroso de códigos de prevención de incendios, como el NFPA 101, Código de Seguridad Humana. En este sentido, el NFPA 1, Código de Seguridad Contra Incendios, edición 2009, en sus Capítulos 22 y 23, establece los criterios de seguridad humana y protección contra incendios para usos correccionales nuevos y existentes. En prisiones nuevas, excepto las clasificadas como “Condición de uso I”7, se requiere la protección de toda la instalación con rociadores automáticos, además de medidas de compartimentación, evacuación, y otros medios de protección contra incendios. Sin embargo, los rociadores utilizados en este tipo de instalaciones son rociadores especiales, llamados “rociadores institucionales”, los cuales son diseñados para prevenir el soporte de una carga (como por ejemplo, que alguien ate una cuerda al rociador y con ella trate de ahorcarse) y con componentes que no sean fácilmente convertibles en armas (NFPA 13-2009, Art. 3.6.4.3). Los fabricantes de este tipo de rociadores también indican en su literatura que estos rociadores son tamper resistant, o sea que alguien no los pueda cambiar o dañar, como por ejemplo, que resistan un golpe.

En una conferencia que tuve la oportunidad de dar hace unos meses para DICTUC, en la Universidad Católica de Chile, estaba relatando la problemática de los usos correccionales cuando uno de los participantes, un contratista de sistemas contra incendios local, mencionó a todos los presentes que en su país y a raíz del incendio en la Cárcel San Miguel, se estaban protegiendo las cárceles con rociadores automáticos. Una buena noticia pensé yo. Sin embargo, esta persona, un poco alterada, indicó que él había cotizado este proyecto utilizando rociadores institucionales pero que el proyecto se lo había ganado un instalador que cotizó rociadores convencionales (los cuales son más económicos que los institucionales). Este contratista mencionó que ya varios prisioneros habían perdido la vida, ahorcándose, atando una cuerda al rociador convencional (y que sería improbable con un rociador institucional). Aunque no pude confirmar esta aseveración, sería muy triste, si por pura ignorancia de las autoridades locales, se está instalando un rociador equivocado. Permítanme una reflexión más. Este tipo de problemas son comunes en proyectos donde se licita la instalación de sistemas contra incendios “llave en mano”, donde no hay un diseño claro bajo el cual los posibles contratistas puedan licitar. El cotizante de menor costo gana la licitación y es muy difícil para el usuario o el ingeniero revisando las cotizaciones, que muy posiblemente no es experto en ingeniería contra incendios, discernir que está bien o mal.

Unos meses antes de la anécdota pasada, en otra conferencia, ésta auspiciada por la Asociación Uruguaya de Protección Contra Incendios (AUPCI) en Montevideo, tuve la oportunidad de compartir el podio con un representante del gobierno Uruguayo quien venía a “poner la cara” unos meses después del incendio de la Cárcel de Rocha, donde 12 personas perecieron. Con la honestidad que caracteriza a los uruguayos, este funcionario dijo: vengo a aprender de ustedes, para que lo que pasó no vuelva a ocurrir. Inmediatamente después, una persona que había trabajado recientemente en la protección de varias prisiones argentinas, me imagino en respuesta al incendio de Santiago de Estero, tomó la palabra e invitó a este funcionario a visitar las prisiones donde se habían instalado sistemas de detección de humos. Sobre esto, debo aclarar que esta estrategia no es suficiente, sin la instalación de rociadores automáticos, compartimentación y vías de evacuación adecuadas. Un problema recurrente en usos correccionales es la interrelación entre la ventilación de la celda, la sobre-población y la posibilidad de fumar, la cual conlleva a que el sistema de detección sufra alarmas falsas recurrentes y por consecuencia le baje la fiabilidad a este sistema.

Es que es tan fácil perder el norte, sobre todo cuando no separamos el proceso de diseño del de instalación, y cuando cerramos los ojos a la experiencia que otros, luego de muchos muertos y cuantiosas pérdidas, han recabado, utilizado y perfeccionado con el correr del tiempo. Siempre, pienso yo, que la disciplina normativa es nuestra mejor aliada y que las normas de la NFPA son nuestra mejor opción.

EstadisticasCarceles_SP


Referencias:
  1. Prisons and Jails, Jenniffer Flynn, NFPA Fire Analysis and Research, Marzo 2010.
  2. US Bureau of Justice Statistics, US Department of Justice, 2010, Washington.
  3. World Prison Population List 2009, International Centre for Prison Studies, London
  4. Listín Diario, 7 de mayo de 2011, Pg. 1.
  5. Prisons and Jails, Jenniffer Flynn, NFPA Fire Analysis and Research, Marzo 2010.
  6. US Bureau of Justice Statistics, US Department of Justice, 2010, Washington.
  7. Condición de Uso I: Aquella bajo la cual está permitida la libre circulación desde las áreas con camas y otros espacios, hasta el exterior a través de medios de egreso que cumplen los requerimientos del NFPA 101 (NFPA 101-2009: Art. 22.1.4.1.1).

JAIME A. MONCADA P.E., es director de Internacional Fire Safety Consulting (IFSC), una firma consultora en ingeniería de protección contra incendios con sede en Washington, DC. y con oficinas en Latinoamérica.El correo electrónico del Ing. Moncada es jam@ifsc.us


FUENTE: JOURNAL

Más de 350 muertos por incendio en cárcel Honduras

TEGUCIGALPA (Reuters) - Un enorme incendio en una prisión deHonduras provocó la muerte de más de 350 reos que quedaron atrapados en sus celdas, en la más reciente tragedia de este tipo en el violento país centroamericano donde las cárceles están sobrepobladas.

La fiscalía general dijo que al menos 358 reos y una mujer fallecieron por el incendio, que comenzó en la noche del martes y se extendió hasta la madrugada del miércoles en la prisión situada en la ciudad de Comayagua, unos 75 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

La cárcel, una granja penal que no era de máxima seguridad, alojaba a más de 800 prisioneros, casi el doble de su capacidad. Muchos de los reos purgaban penas relacionadas con el crimen organizado.

El fuego habría comenzado con el incendio de una colchoneta por parte de un reo, según la gobernadora de la provincia de Comayagua, Paola Castro, quien señaló que otro prisionero la llamó angustiado pidiendo que dieran aviso a los bomberos.

"El y sus compañeros escaparon de morir rompiendo el techo del módulo. El me llamó pidiendo auxilio que se enviara a los bomberos y se abrieran las celdas porque si no iban a morir todos por el fuego", dijo Castro en entrevista telefónica.

Se había manejado también la hipótesis de un cortocircuito, pero el gerente regional de la estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), Fidel Torres, dijo que el incendio no pudo haberse originado de los cables de baja tensión en el interior del presidio porque estaban en buen estado.

Después de que el fuego fue sofocado en la madrugada del miércoles, en el interior de la cárcel había cuerpos calcinados, en su mayoría irreconocibles, dijeron autoridades.

"Es un escenario terrible el que se observa en la cárcel", dijo a Reuters la jefa de fiscales del Ministerio Público, Danelia Ferrera, desde el interior del penal.

DESESPERACION Y MUERTE

Este es uno de los peores incendios ocurridos en una prisión en Latinoamérica. Muchos reos murieron calcinados tras gritar pidiendo auxilio, atrapados en sus propias celdas, según reportes de testigos y medios.

"Escuchamos lamentos de la gente que estaba prendida en fuego", relató a reporteros un reo sobreviviente, quien dijo que tenía una mano y varios dedos fracturados. "Reventamos las láminas de arriba para poder salir", agregó.

Honduras, la tercera nación más pobre de América luego de Haití y Nicaragua, tiene la mayor tasa de homicidios del mundo con 82 asesinatos por cada 100.000 habitantes, según Naciones Unidas.

El número de crímenes se ha disparado por la presencia de cárteles de las drogas de México que han extendido sus negocios hacia varias naciones de América Central.

Son frecuentes los ajustes de cuentas entre pandillas o maras que trabajan para los cárteles y a menudo éstos se repiten dentro de las prisiones, que también son escenario de motines.

Mientras acongojados familiares esperaban afuera de la cárcel, los cadáveres eran preparados para ser trasladados a Tegucigalpa, donde a médicos forenses les esperaba una ardua tarea debido a la falta de personal y el estado de los cuerpos.

"Vamos a recurrir a la búsqueda de huellas dactilares en los casos que sea posible y a otros recursos como historiales dentales de los reos o si los mismos familiares pueden identificar algún tatuaje o algo particular en su pariente o el mismo uso del ADN", dijo Ferrera.

El Gobierno de Chile anunció el envío de 14 especialistas, entre antropólogos, tanatólogos, peritos forenses y bioquímicos para ayudar a identificar a la víctimas del incendio.

AUTORIDADES CARCELARIAS SUSPENDIDAS

Un integrante del cuerpo de bomberos dijo que debieron llevar equipo hidráulico para expandir metal y lograr así rescatar cuerpos atrapados entre los amasijos en que se convirtieron las celdas debido al fuego.

En medio de una confusión sobre las cifras de fallecidos, medios locales reportaron que los muertos y desaparecidos sumaban 402 personas. Los desaparecidos serían reos que escaparon durante el incendio.

El presidente Porfirio Lobo dijo en una cadena nacional que había suspendido de sus cargos a funcionarios encargados del penal de Comayagua y a la administración las cárceles de todo el país para buscar que la investigación sea transparente.

Cientos de personas esperaban con desesperación recibir información sobre sus familiares presos, horas después de haber lanzado piedras contra la policía afuera de la cárcel. Los agentes respondieron con bombas de gas lacrimógeno.

En mayo del 2004 en una cárcel de San Pedro Sula, la segunda mayor ciudad de Honduras, murieron 107 reos, y en el 2003 se registró el deceso de 78 personas en una prisión de la ciudad de La Ceiba.

Las cárceles de Honduras alojan a 12.500 reos, cuando fueron construidas con una capacidad para 6.000.

El director de Human Rights Watch para América, José Miguel Vivanco, dijo que Honduras debe revisar con urgencia su sistema penitenciario.

"Las trágicas muertes de cientos de reos, uno de los peores incidentes de este tipo en la región, es en última instancia resultado de la sobrepoblación y pobres condiciones de la prisión, dos añejos problemas en Honduras", dijo Vivanco en un comunicado.

Autoridades de Seguridad dijeron que los 475 sobrevivientes que se encuentran aún en el penal, serán trasladados en breve a una unidad militar próxima al lugar.

(Reporte adicional de Cyntia Barrera Díaz y Mica Rosenberg en México, y Fabián Adrés Cambero en Chile. Escrito por Miguel Angel Gutiérrez. Editado por Juana Casas, Silene Ramírez y Anahí Rama)

FUENTE: YAHOO

Detuvieron a un Wachiturro en Chile

Los integrantes del grupo popular Wachiturros protagonizaron un escándalo en el aeropuerto de Chile cuando uno de ellos lanzó un "chiste" que terminó con su detención.

Se trata de Kakito, quien había comentado en broma que llevaba una bomba y de inmediato se procedió a su detención.

"A las 9 de la mañana, Carabineros de la Tenencia Las Quemas fue solicitado por personal de seguridad del Aeropuerto El Tepual, ya que en el lugar mantenían detenido a un ciudadano argentino, con domicilio en Santiago, quien es uno de los integrantes del grupo "Los Wachiturros"', explicó el capitán Carlos Liberona, jefe subrogante de la 2ª Comisaría de Puerto Montt.

"Estas personas se disponían a la revisión de rigor que existía en el puesto de control del aeropuerto, y el detenido indicó a viva voz 'no nos encontraron la bomba'".

Luego del comentario desafortunado, Kakito y su manager quedaron a la espera de la citación de la Fiscalía.

El integrante del grupo dio su versión al Diario Pop y relató que todo fue una exageración.

"Cuando paso por el detector de metales a mí lo único que me suena es el reloj. Salgo, me lo saco y vuelvo a pasar. Después pasa Macho, el cantante, y le suena la cadena y el reloj, así que se los saca pero se olvida del cinturón, también se lo saca, y cuando vuelve a pasar le suena otra cadenita que le había quedado. Yo le digo 'parece que lleva una bomba'”.

Por último Kakito se quejó y dijo que hubo "abuso de poder".

El grupo se había presentado la noche del domingo junto al Lago Llanquihue con gran público chileno presente.

FUENTE: YAHOO

Fiscalía colombiana: dos sacerdotes pagaron para que los asesinaran


BOGOTA (AP) — Dos sacerdotes católicos contrataron a una bandade sicarios para que los asesinaran cuando se enteraron de que al menos uno de ellos tenía sida, informó el martes la Fiscalía, en tanto que un juez de Bogotá envió a prisión a dos de los pistoleros.

Los religiosos Rafael Reátiga, de 36 años, y Richard Píffano, de 37, pagaron 15 millones de pesos (unos 8.435 dólares) para que los mataran a inicios del 2011, explicó en entrevista telefónica con The Associated Press Maritza González, directora del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía y que lleva la investigación sobre la muerte de los dos curas.

Con base en pruebas científicas a los cadáveres se estableció que Reátiga era portador del virus del sida, precisó González.

Monseñor Juan Vicente Córdoba, secretario de la Conferencia Episcopal de Colombia, dijo estar "aterrado" por el caso y que éste representaba un duro golpe para la Iglesia colombiana por tratarse no sólo de dos de sus miembros sino por la decisión que tomaron.

La enfermedad de Reátiga habría sido la razón para buscar la muerte, agregó la directora del CTI. Píffano no padecía el mismo mal de su compañero, dijo el ente investigador.

Los sacerdotes, narró González, buscaron a los cuatro sicarios --dos de los cuales están detenidos-- y les dijeron que necesitaban "un trabajo, que si ellos podían asesinar a unas personas".

Los sicarios aceptaron y al final los dos curas les dijeron "que los muertos van a ser ellos dos", dijo la funcionaria.

La Fiscalía no ha detallado si los dos curas eran pareja entre sí o si tenían otras relaciones.

El juez David Gutiérrez optó por enviar a prisión a los procesados Gildardo Alberto Peñate e Isidro Castiblanco a prisión. El juez dijo, sin embargo, que la muerte de los religiosos fue provocada por ellos mismos.

"Lo que no es igual de grave" a cuando una persona busca un sicario para atentar contra la vida de alguien, dijo el juez.

Si bien el detenido Castiblanco aceptó los cargos que la Fiscalía le imputó, el juez dijo que no podía concederle la libertad condicional toda vez que representaba un peligro para la comunidad porque "facilitó servicios sicariales".

Familiares de los dos sacerdotes han dicho que no creen en la investigación de la Fiscalía.

Fabiola Píffano comentó a la AP en el centro judicial donde se realizó la audiencia en contra de los dos detenidos que "esa historia" de su hermano y de Reátiga "no se la cree nadie".

Los dos sacerdotes fueron encontrados muertos en la mañana del 27 de enero del 2011 en el interior de un automóvil en el sur de Bogotá, donde ejercían su ministerio.

Ambos habían sido baleados la noche anterior, Reátiga con dos tiros en la cabeza de un revolver 38 y Píffano con tres balazos, dos en el cráneo y otro en el cuello con una pistola 7,65, de acuerdo con la Fiscalía.

La Fiscalía está cerca de capturar a los otros dos asesinos, observó González.

Inicialmente la Fiscalía había investigado la hipótesis de que las muertes se hubieran producido con ocasión de un robo. Pero la pesquisa cambió de rumbo al investigar los teléfonos celulares de los dos sacerdotes y seguir la pista de las personas a las que habían llamado, dijo González.

Los investigadores del CTI interceptaron los teléfonos que aparecían en los listados de los dos aparatos de los religiosos que habían sido robados la noche de los asesinatos y con base a ello la Fiscalía estableció que varias personas que tuvieron comunicación con los sacerdotes los días previos a su muerte pertenecían a una banda dedicada a la falsificación de moneda, a la estafa y al tráfico de armas.

Tras esas pesquisas, en junio de 2011 fueron capturados nueve integrantes de esa banda.

Entre los detenidos, uno tenía en su poder el celular de Reátiga, explicó González.

A fines de 2011 otro hombre fue capturado como sospechoso de ser miembro de la banda y confesó a las autoridades ser uno de los que mató a los curas, explicó la funcionaria.

Uno de los detenidos, Peñate, habría asesinado a los dos curas, mientras Castiblanco al parecer fue quien presentó a los dos sacerdotes con el sicario que los mató, dijo la Fiscalía en la audiencia pública en un complejo judicial de Bogotá y encabezada por el juez Gutiérrez.

No ha quedado claro el papel de los otros dos sicarios, aún prófugos.

La fiscal del caso, Ana Patricia Larrota, les imputó cargos a Peñate y Castiblanco por homicidio agravado y, según las leyes colombianas, podrían ser condenados hasta 40 años de cárcel.

Larrota dijo en la audiencia que el padre Reátiga, aparte de que también tenía sífilis, era un frecuente visitante de sitios gays del centro de Bogotá, según declaraciones de personas en la Fiscalía que dijeron haberlo visto en esos locales.

La Conferencia Episcopal dijo que en Colombia fueron sido asesinados seis sacerdotes católicos en 2011.

Según cifras de la Conferencia Episcopal, entre 1984 y septiembre de 2011, en el país han sido asesinados dos obispos, 79 sacerdotes, ocho religiosas y religiosos, así como tres seminaristas.

FUENTE: YAHOO