SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

domingo, 5 de agosto de 2012

Los criminales chinos más ricos contratan a ‘dobles’ que vayan a la cárcel por ellos

¿Hu Bin o su doble? Alguien testifica en el juicio por conducción temeraria


En mayo de 2009 las calles de Hangzhou (China) vivieron un momento típicamente característico de la lucha de clases: un chaval rico de 20 años arrolló con un Mitsubishi a un ingeniero humilde, de origen rural, que tenía 25 años. La víctima voló 18 metros, impulsada por la colisión, y murió. En lo que esperaba a la policía, el conductor, Hu Bin, fue fotografiado repetidas veces por periodistas y peatones. Estaba fumando y riéndose con sus amigos.
Ya de por sí estas imágenes generaron un malestar público en cuanto llegaron a Internet, por la actitud arrogante del "niño rico". Esto empeoró luego cuando Hu Bin fue condenado a tres años de cárcel, cuando lo normal es que un conductor ebrio que cause un accidente así reciba la pena de muerte. Y entonces vino el peor escándalo de todos: la sospecha de que el hombre que cumplió esos tres años de condena no era Hu, sino un doble, alguien con menos dinero que fue contratado por varios miles de euros para cumplir la condena de un criminal con demasiados recursos.
Ésta es una práctica que ya se ha visto en China; tanto que hasta tiene su propio nombre, ding zui (ding significa "sustituto" y zui "criminal"). En 2009, el presidente de un hospital contrató al padre de uno de sus empleados para que confesara por él haber matado a alguien en un accidente de tráfico y cumplir la condena. Otro presidente de otra empresa está acusado estos días de haber gestionado la búsqueda de dobles para ejecutivos de otras dos empresas. Se conoce otro caso de un hombre que no tenía carnet de conducir y mató a un motorista con su coche y encontró a alguien que fuera a la cárcel por él a cambio de 8.000 dólares.
Hu Bin, fotografiado en la calle tras el accidente[RelacionadoPor qué en China es más rentable matar a un  herido que ayudarlo]
Otra historia, mucho más escalofriante, es la del dueño de una empresa de demolición que derrumbó un edificio ilegalmente. Cuando se le denunció, encontró a un indigente que vivía en los escombros del mismo edificio y lo contrató a cambio de 31 dólares por cada día que pasara en prisión en su lugar.
"Si Estados Unidos tiene el imperio de la ley, China tiene el imperio de la gente: si alguien es lo suficientemente poderoso, se las puede apañar para hacer esto. Gastarse algo de dinero a cambio de la libertad", explica un agente de policía que ha pedido permanecer en el anonimato. No es una práctica común, dice, pero tampoco es raro. Añade que se usa mucho entre los mafiosos, que cuidan a las familias de los dobles durante suencarcelación y luego les pagan algo extra en cuanto salen.
Esto solo es posible en un país como China, donde, simplificando burdamente, la riqueza está relativamente peor repartida que en Estados Unidos: si allí el 1% de la población tiene gran parte del dinero del país, en China ese porcentaje se reduce a un 0,1%: una élite hiper-cohesionada y muy cerrada, donde todos se conocen entre sí desde la infancia y han desarrollado una serie de relaciones entre ellos.
Lo que sí demuestra el caso de Hu Bin es que cada vez es más difícil lograr este truco, gracias a Internet y las cámaras de los móviles. Su caso es especialmente conocido por cuánto odio levantó entre la enorme clase baja china, capaz de ver las fotos y comparar. Lo cual no cambia que, cuando hace poco salió de la cárcel, nadie sabía si era él o un doble.
FUENTE: YAHOO

LA MACABRA OBSESIÓN DE LEONARDO DA VINCI



Corrían los primeros años del siglo XVI y algunas prácticas, como la que obsesionaba al maestro florentino, eran vistas como propias de quien rendía culto al Diablo o practicaba lanigromancia.
Por esta razón, el genial Leonardo da Vinci, ya pasada la cincuentena, aprovechaba la tranquilidad, el anonimato y el frescor de la noche para realizar una de sus pasiones favoritas:diseccionar cadáveres.
Además, y puesto que en aquella época carecían de sistemas de refrigeración, los cadáveres se descomponían e hinchaban rápidamente, así que el polifacético artista tenía que aprovechar las horas más frescas para practicar aquellas disecciones.
Es de sobra conocido que Leonardo da Vinci fue mucho más que un genial pintor. Auténtico prototipo del sabio renacentista, Leonardo sintió un enorme interés por todas las facetas del conocimiento, incluyendo la geometría, las matemáticas, la física y, en general, todo lo relacionado con los secretos de la naturaleza.
Fruto de estas inquietudes surgió su interés por la anatomía, no solo porque su conocimiento le permitía mejorar sus obras de arte, sino porque además sentía auténtica curiosidad sobre el funcionamiento de la "máquina humana".
Tras su regreso a Milán en el año 1508, Leonardo se volcó con sus numerosos proyectos de carácter científico. Y, de forma especial, con su intención de dar forma a varios tratados sobre anatomía humana.
En fechas anteriores ya había mostrado interés por esta disciplina, pero nunca había tenido oportunidad de estudiar y diseccionar otra cosa que no fueran cadáveres de animales.
Fue en esta nueva etapa milanesa cuando cumplió al fin su sueño de escudriñar el interior del ser humano. Así se desprende de las minuciosas anotaciones de uno de sus cuadernos, en el que afirma: "He diseccionado más de diez cuerpos".
Aunque mal vista, aquella práctica era bien conocida en la época, estando reservada generalmente a médicos y cirujanos que contaban con el permiso de las autoridades.
Parece que Leonardo obtuvo dichos permisos, y de este modo consiguió diseccionar y estudiar varios cadáveres. El genio florentino conseguía los cuerpos en hospitales —donde a menudo nadie los reclamaba— y entre los criminales que eran ejecutados públicamente.
Gracias a esta macabra curiosidad de Leonardo, hoy se conservan más de doscientos dibujos anatómicos que el artista e inventor dejó plasmados en varios de sus cuadernos.
Sabemos que fueron muchos más, pero por desgracia buena parte de ellos se perdieron y es muy probable que nunca aparezcan. La mayor parte de los que se conservan forman parte del llamado Manuscrito A, hoy en la colección Windsor.
Dibujo de los músculos de brazos y torso | Crédito: Wikipedia.
Algunos estudios históricos han sacado a la luz que Leonardo colaboró durante algún tiempo con el anatomista Marcantonio della Torre, profesor en la Universidad de Pavía, y auténtico maestro en la disección de cadáveres.
Parece que su intención era publicar un completo tratado de anatomía junto a Della Torre, perocuando este murió a causa de la peste en 1511 sus planes se frustraron.
Aquel contratiempo, sin embargo, no redujo el interés de Leonardo por la anatomía. Cuando en 1513 las tropas de Maximiliano I ocuparon Milán, el artista decidió trasladarse a Roma acompañado por sus discípulos.
En la Ciudad Santa fue recibido por el mismísimo papa León X, un Médici al que conocía bien, pues Leonardo había trabajado para su padre, Lorenzo el Magnífico.
El Papa le ofreció unos aposentos en la Villa Belvedere, en pleno Vaticano, y le facilitó una renta con carácter regular, además de proporcionarle dos ayudantes para que auxiliaran en todos sus trabajos.
Gracias a aquellas facilidades, Leonardo regresó a sus pinturas y a sus proyectos científicos, entre ellos las disecciones anatómicas. Para realizar estas últimas se encerraba de noche en su estudio, sin la ayuda de nadie.
Sin embargo, los dos ayudantes enviados por el Papa no apreciaban a Leonardo, y cuando descubrieron a qué se dedicaba por las noches, no dudaron en avisar de tales prácticas al pontífice.
A diferencia de lo que ocurría en Milán, Florencia y otras ciudades, en Roma la disección de cadáveres humanos estaba prohibida por la Iglesia.
Por suerte para Leonardo, el papa León X le tenía en gran estima, así que le perdonó, pero advirtiéndole de que no continuara con aquellas prácticas inaceptables.
Dibujo de un feto humano | Crédito: Wikipedia.
Para entonces, Leonardo da Vinci ya había practicado al menos un par de decenas de disecciones, tanto de hombres como de mujeres, y había anotado con su minuciosidad habitual todas sus impresiones y descubrimientos, siempre acompañados de sus exactos dibujos.
Según algunos estudiosos actuales, como el biólogo Ron Philo, profesor en la Universidad de Texas y coautor del libro 'Leonardo da Vinci: the Mechanics of man', el genio renacentista realizó algunos hallazgos importantes para su época.
Así, Leonardo habría detectado la circulación de la sangre unos 150 años antes de que se explicara de forma detallada y exacta, y casi llegó a comprender la diferencia entre sangre arterial y venosa.
También mostró un gran interés por la formación del feto humano —es muy conocido uno de sus bellos dibujos al respecto—, y describió con gran exactitud las características y el funcionamiento del sistema genitourinario.
Aunque algunos de sus dibujos no estaban exentos de errores, sus diseños de anatomía humanafueron en muchos casos los más exactos durante siglos, y todavía hoy se emplean entre algunos profesionales debido a su belleza y perfección.

LA NUEVA RED DE SEGURIDAD

BUENAS PRÁCTICAS DE GESTIÓN PUBLICA - AUTOR BENAVIDES CAVERO


ARTÍCULO PUBLICADO POR NUESTRO AMIGO Y COMPAÑERO BENAVIDES CAVERO. LO COMPARTIÓ CON NOSOTROS.