SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

lunes, 21 de septiembre de 2015

EL COMISARIO ERNESTO SANTAMARIA Y LA ASOCIACIÓN DE CAPACITACIÓN ASCASEPP




Estimados amigos de Procedimientos Policiales - ASCASEPP España. 
Como saben soy Presidente Fundador de una Asociación sin fines de lucro dedicada a la Capacitación Nacional e Internacional, registrada en el Ministerio del Interior de España bajo el número 591967. Esta Asociación PROCEDIMIENTOS POLICIALES – ASCASEPP, tiene el fin de compartir conocimientos mediante la organización de Jornadas, Talleres, Cursos, Seminarios y Congresos, a costos bajísimos, ya que no tiene fines de lucro.
Nuestros Profesores e Instructores son de primer nivel y con un alto grado de capacitación y experiencia. Transmiten sus conocimientos con gran profesionalidad. Lo más importante de nuestra organización es que todos somos Profesores – Instructores – Conferencistas y a su vez cursantes y Receptores de conocimientos. Por lo dicho, nuestros cursantes también pueden ser nuestros futuros Profesores.
Nuestra Asociación cobra una cuota societaria de muy bajo costo, 72 euros al año. Con esta cuota nuestros socios pueden asistir a todos nuestros cursos en forma presencial gratuitamente. Es decir no tienen que abonar dinero alguno para realizar nuestros cursos, o asistir a Jornadas y Congresos. Al finalizar dichos eventos se les hará entrega del certificado que indicará que realizaron dicha capacitación.
Estos cursos se llevarán a cabo en varias provincias de España y 6 países de América, Perú, Colombia, Uruguay, Argentina, EEUU, México, Chile, y cualquier otro país de Europa y América que nos convoque. Nuestros socios pueden asistir a todos nuestros cursos en forma gratuita sea el país que sea, si nosotros somos los organizadores.
¿Porque es bueno asociarse? Nuestros cursos tienen costos bajos, desde 45 a 95 euros por cursante. Si eres un asociado abonando 72 euros por 12 meses, y eso te autoriza a asistir a más de 6 cursos al año presencial y otros por internet, ¿cuanto dinero te ahorraste?. Por eso somos una asociación sin fines de lucro, nos interesa tener asociados y ayudar a la economía de nuestros asociados.
Sumado a lo dicho, nuestros asociados podrán  realizar cursos por internet, mediante el sistema de videoconferencia. El cursante puede ver el curso las 24 hs del día, sin horarios cómodamente desde su casa y con su ordenador. Como así podrán acceder a información útil para desempeñar sus labores de seguridad. Al finalizar estos cursos recibirán el certificado por correo electrónico para su impresión, no teniendo que abonar gasto alguno por ese certificado.
Otra facilidad que hemos establecido, es la capacitación denominada Reentrenamiento – Reciclaje, que consiste en repetir los cursos ya hechos en forma presencial o por Internet como un refresco de conocimientos. Lo podrán hacer cada 120 días. Los cursos por Internet, se podrán hacer uno solo por mes. Los presenciales, los socios podrán asistir a todos los que el tiempo y sus ocupaciones lo permitan.
Nuestra asociación posee una red internacional de Policías que interactúan entre si, consultan e intercambian información. Colaboramos con aquellos que se desplazan a ciudades o países que le son desconocidos. Somos solidarios y hacemos todo lo que está a nuestro alcance para hacer sentir bien al policía visitante.
La cuota societaria se utiliza para cubrir los gastos de organización de cursos, desplazamiento, como así los gastos de alojamiento y comida de de todos los profesores e instructores intervinientes,  Mantenimiento de la Sede - Residencia que nuestra Asociación posee en la Comunidad Valenciana.
Si es de tu interés asociarte y acompañarnos para crecer profesionalmente día a día, completa el formulario y abona los 4 meses que restan del año (24 euros) y podrás asistir a nuestro próximo curso en forma totalmente gratuito. Nuestra asociación se compromete a que puedas recibir dos cursos (tanto presencial, como por internet) antes del 31 de Diciembre del año 2015.
Adjunto formulario de Inscripción para que lo completes y nos lo remitas juntamente con el comprobante copiado o escaneado, por internet al correo electrónico ernestosantamaria@yahoo.com.ar . El pago de la cuota se realizará por medio de la cuenta de la Asociación.
CUENTA : BANKIA - CIUDAD DE LAS CIENCIAS VALENCIA - ESPAÑA - 
Nº 2038-6551-78-3000068243 
TITULAR ASCASEPP  REGISTRADA EN EL MINISTERIO DE INTERIOR DE ESPAÑA 
Nº 591967 No te olvides de enviarme la boleta de depósito escaneada  
Desde el Extranjero OFICINA 6551 CÓDIGO IBAN: IBAN ES15-2038-6551-7830-0006-
8243 - BIC: CAHMESMMXXX.
Muchas gracias por tu atención y quedo a la espera de tu inscripción. Un fuerte abrazo 
desde Valencia, España. 
 

Comisario (ra) Ernesto Santamaría Andrade
Presidente Fundador de Procedimientos Policiales-ASCASEPP
Director Internacional de Capacitación
Valencia - España

EL COMISARIO ERNESTO SANTAMARIA: LA POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID



El Cuerpo de Policía Municipal de Madrid «conforme a la Ley de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado es un instituto armado, de naturaleza civil». Depende de la Coordinación General de Seguridad y Emergencias del Área de Gobierno de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid. Su jefatura recae en su Inspector Jefe y se organiza en Inspecciones, Subinspecciones y Unidades. Tiene dos tipos de Unidades Operativas: las territoriales y especializadas.
Cada uno de los 21 distritos de Madrid cuenta con una Unidad de Policía Municipal, salvo el distrito de Centro, que se divide en dos unidades.

Historia

Es en 1202 cuando se tiene constancia de la primera referencia escrita de una Fuerza Armada bajo la tutela del ayuntamiento, conocida por el nombre de Alguacil.
En 1561 data el primer bando de Policía de la Villa de Madrid dictado por el alcalde; año que coincide con la instauración por Felipe II de la corte en Madrid. Por el 1743 los anteriores Alguaciles pasan a tener un Reglamento en el que se fijan sus funciones y deberes.
La policías locales tuvieron antaño como base de su personal, militares heridos de guerra, una de esas pruebas se da en Carlos III, que hacia el 1759 forma el cuerpo de la Milicia Urbana formada con personal inválido de guerra, que ya no podía servir en el Ejército. En 1838 se crea el Reglamento Orgánico de la Guardia Municipal de Madrid, esta nueva denominación, traerá la desaparición de los anteriormente mencionados Alguaciles y porteros de Vara que venían realizando los servicios de seguridad bajo dependencia del ayuntamiento. Tomando fuerza la idea del cuerpo que ahora se concibe y el peso de los ayuntamientos en la política.
Por estas fechas el nuevo cuerpo creado comienza a tomar forma y crear nuevas unidades como la Sección Montada en 1893 y la de Servicio de Carruajes en 1914 que regulaban el tráfico de Coches de caballos y los primeros automóviles que circulaban en el Municipio. Con anterioridad también se crea la Academia de Guardias Municipales en el 1906 (siendo la primera escuela-academia de formación policial en España) que vienen a ser base de conocimientos y enseñanza para los futuros Guardias.
En 1924 se crea el Reglamento Orgánico de Policía Municipal en el cual se fijan los deberes y obligaciones de los integrantes de este cuerpo. Dos años antes de la Guerra Civil Española que asola el país el cuerpo de policía Municipal sigue creciendo y crea la Sección de Motoristas del cuerpo en 1934.
Un año después de la guerra civil en 1940 en el principio de la posguerra el cuerpo, crece ampliando su plantilla y creando la Brigada de Circulación. No sería hasta ocho años después cuando el cuerpo sufrirá otra reorganización de plantilla y de servicios.
En 1952 se crea el Escuadrón de caballería, como misiones tiene la vigilancia de parques y jardines y servicios protocolarios, actualmente se les puede ver patrullando por parques como el Retiro y por la zona Centro de Madrid.
En 1961 se crea la Academia de Policía Municipal de Madrid la cual se regía por su propio reglamento y en la cual los futuros policías se adiestraban en legislatura y se preparaban para ser parte activa del cuerpo.
En España comienzan a cambiar las cosas, y la mujer se incorpora al cuerpo en 1972, mediante un proceso selectivo diferenciado del de los hombres. Se crea en 1972 la Quinta Agrupación Mixta de Circulación la cual era mandada por mandos también femeninos, se las pudo ver regulando el Tráfico entre otros lugares en la Plaza de Cibeles. No sería hasta 1980 cuando esta Agrupación se incorporase en la plantilla del Cuerpo y formaran parte del grueso de sus compañeros.
En 1978 en España llega la democracia, siendo su máximo exponente la aprobación de la Constitución. La Policía pasa a estar regulada en su artículo 104 atribuyéndosela la protección del libre ejercicio de los derechos y libertades de los ciudadanos, y garantizando la seguridad ciudadana. Se hace además una llamada a la regularización de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en una futura Ley Orgánica, que vendría en 1986 con la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
En el nuevo modelo policial se atribuyen a la Policía unos principios básicos de actuación por los que debe regirse. Es en esta etapa en la que los Cuerpos de Policía Locales toman más fuerza en el panorama policial del Estado, fijándose sus atribuciones y no supeditándolos a otros cuerpos policiales. Comienza pues un gran proceso de modernización en que se amplía y se rejuvenece la plantilla, y se le dota asimismo de mejores medios materiales.
En 1985 se crea un nuevo Reglamento Orgánico de Policía Municipal, pero con la aprobación de la Ley de Coordinación de Policías Locales de la Comunidad de Madrid, este tiene que ser modificado, aprobándose el reglamento de Policía Municipal de Madrid en 1995.
Actualmente los futuros policías ya no se instruyen en la Academia del Cuerpo sino que junto al resto de policías locales de la Comunidad de Madrid, cursan su periodo de aprendizaje en la Academia de Policía Local de la Comunidad de Madrid que se encuentra en la Carretera de Tres Cantos.
Posteriormente se crea el Centro Integral de Formación de Seguridad y Emergencias (CIFSE) en el cual los miembros de Policía Municipal de Madrid junto con el resto de Cuerpos de Emergencias del Municipio, podrán seguir su instrucción durante su carrera en diversas materias en las que se instruyen cursos.

Unidades

Volkswagen Passat de la Unidad Especial de Tráfico.
Las unidades operativas son de dos tipos: territoriales y especializadas. Cada uno de los 21 distritos de Madrid cuenta con una Unidad de Policía Municipal al mando de un oficial.
Las unidades de distrito se encargan fundamentalmente de vigilar los espacios públicos, evitando la comisión de actos delictivos y de ejercer las tareas de policía administrativa y de regulación de la circulación, con la colaboración de los agentes de movilidad. Todas ellas, además, cuentan con un grupo de agentes tutores, que se dedican a la protección de los menores y a garantizar la seguridad en el entorno escolar, y con Oficinas de Atención al Ciudadano, donde se recogen y atienden las demandas de los vecinos en materia de seguridad. Las distintas unidades de distrito se organizan en subinspecciones de zona, que a su vez se agrupan en dos Inspecciones Territoriales.
La Inspección Central Operativa engloba varias unidades, organizadas en subinspecciones, especializadas en distintos problemas de seguridad ciudadana. Las Unidades Centrales de Seguridad son unidades de apoyo a las unidades de distrito y están además especializadas en la mejora de la seguridad ciudadana, la mejora de la calidad de vida y de la convivencia en la ciudad mediante el control de masa y aseguramiento de espacios públicos. Encuadrándose la Sección Canina, siendo esta un referente a nivel mundial.
La Subinspección Central de Policía Judicial coordina todas las actividades del Cuerpo de Policía Municipal en ejecución de las competencias que en materia de policía judicial tiene encomendadas por las leyes y los convenios en vigor, a ella pertenecen la Unidad de Coordinación Judicial adscrita a los Juzgados de Instrucción de Madrid con el apoyo técnico de la Sección de Policía científica en lo que concierne a la realización de informes periciales en materia de siniestralidad laboral, documentoscopia o propiedad industrial e intelectual.
Asimismo y dentro de la misma subinspección, se encuentra la Unidad Central de Investigación cuya función se basa en prestar el apoyo personal a los grupos de investigación de las Unidades de Distrito. Cuenta también con un grupo especializado en la vigilancia de seguridad necesaria en distintas líneas de autobuses de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT).
La Unidad de Atención y Protección a la Familia está especializada en la prevención de la violencia doméstica y dentro de las familias.
La Unidad de Apoyo y Coordinación con la Comunidad Educativa es una unidad especializada en la educación vial de los escolares, para lo cual imparte clases de educación vial en los distintos niveles de enseñanza, tanto obligatoria como bachillerato y universidad.
La Unidad de Medio Ambiente se encarga de la vigilancia para evitar agresiones al patrimonio natural de Madrid y en general para evitar delitos medioambientales. Vigila los grandes parques de Madrid, contando con una sección ciclista y con vehículos híbridos con menor nivel de emisiones.
La Unidad de Vigilancia y Protección se encarga específicamente de la protección de las autoridades de la Corporación.
La Inspección de Servicios de Tráfico es competente de las actuaciones del Cuerpo en materia de seguridad vial. Entre otras cuestiones, ejerce las competencias de policía judicial en materia de tráfico e instruye los atestados por accidentes de circulación. También realiza propuestas relativas a modificaciones de la ordenación y señalización viaria orientadas a mejorar la fluidez y la seguridad del tráfico en Madrid. Es también responsable de la planificación de las campañas de control de infracciones y de mejora de la seguridad vial, dentro de la Estrategia de Seguridad Vial para la Ciudad de Madrid y de la protección de las autoridades en sus desplazamientos por la ciudad y municipio.

EL COMISARIO ERNESTO SANTAMARIA: LA POLICIA LOCAL, VEINTICINCO AÑOS AL SERVICIO DE LOS AYUNTAMIENTOS DEMOCRÁTICOS


ANTONIO GOMEZ MONTEJANO PERTENECE A LA POLICÍA MUNICIPAL - PRESIDENTE DE IPA MADRID E INTEGRANTE DE PROCEDIMIENTOS POLICIALES - ASCASEPP ESPAÑA







(I) Historia crítica
Presentación de la obra: Gonzalo Muinelo Alarcón
Capítulo primero
La Policía Municipal Instituto armado: Orígenes,Evolución histórica y precedentes legales (hasta 1978).
Isidoro Cortina Frade
Preámbulo:
           Los antecedentes históricos. La Policía en la época romana. Las instituciones medievales. El resurgir de la edad contemporánea. La Policía Municipal y su proceso institucional. El siglo XX. En el buen y arduo camino hacia el futuro. La asunción de los principios constitucionales.
Capítulo segundo
Un Cuerpo de Seguridad en permanente crisis de identidad (1978/2004)
Gonzalo Muinelo Alarcón
Preámbulo:
           Los primeros pasos por la democracia. El sarampión de la representatividad. El Secretariado Permanente. La tan esperada Ley Orgánica. El malogrado Estatuto Nacional. Las Leyes de coordinación. El reto de la formación. La cultura en la Policía. La Policía de barrio. El fantasma de la militarización. El tributo de la sangre. La inestabilidad de las Jefaturas. La mujer policía se calza los pantalones. Luces y sombras de un agitado cuarto de siglo.
Capítulo tercero
De guardias municipales a policías locales. Evolución de la imagen, el tratamiento de los medios de comunicación,
y las actividades culturales
Antonio Gómez Montejano
           El azote del terrorismo. El compromiso con la seguridad ciudadana. Una nueva imagen. Surgen los gabinetes de prensa. Noticias más destacadas. Noticias que dañaron la imagen. Revistas profesionales. Congresos profesionales. Libros. Otras publicaciones. Cine y televisión. Videos. Otras acciones.
Pedidos a:
Castilla Ediciones
C/ Villanubla 30
47009 VALLADOLID
Teléfonos    983 33 70 79      987 33 46 32 

EL COMISARIO ERNESTO SANTAMARÍA: LA POLICÍA LOCAL DE VALENCIA




Los antecedentes hay que buscarlos en un Cuerpo de Vigilancia creado en el segundo decenio del siglo XIX, inmediatamente después de la guerra de la Independencia, y que subsistió hasta el año 1870. El Ayuntamiento decide, ese mismo año, organizar el servicio de una manera más acorde con las necesidades de una ciudad que, por aquel entonces, contaba con doscientos mil habitantes.
De acuerdo con este propósito, se organiza el llamado Cuerpo de la Guardia Municipal, con una plantilla de cien funcionarios, diez inspectores y un jefe. La uniformidad, en materia de vestuario, de aquellos primeros guardias municipales no debió ser muy brillante ni muy satisfactoria, por cuanto dos años después, exactamente el 10 de octubre de 1872, se presentaron a la aprobación de la Corporación dos modelos de uniforme. 
Consistían ambos en tricornio, levita azul larga con dos hileras de botones y pantalón azul oscuro; la única diferencia estaba en los galones, que en uno de los figurines eran de color amarillo y en el otro de color rojo sangre. Los señores ediles eligieron el modelo de los galones rojos, y semanas más tarde, en la mañana del 16 de diciembre, la totalidad de la Guardia Municipal formó con sus nuevos y flamantes uniformes ante las Casas Consistoriales, siendo revistada por el Alcalde y Concejales, entre los aplausos del numeroso público que presenció la parada.
Con todo, aún faltaba un detalle importante para completar el equipo: el armamento. Y el día primero de 1873, como un anticipado regalo de Reyes, se les hizo entrega del correspondiente sable y revólver.
Correctamente uniformados y equipados, las fuerzas de la Guardia Municipal iniciaron la prestación de sus servicios, que, en aquel entonces, consistían fundamentalmente en la vigilancia de mercados y vías públicas, así como en la ayuda en la recaudación de exacciones. En el mes de marzo de 1874 realizaron un informe completo sobre el estado en que se encontraba el adoquinado de la ciudad, que sirvió para que el Ayuntamiento acometiese una serie de obras de urbanización y mejora en las principales calles de la Valencia de finales de siglo.
Al comenzar el siglo, la fuerza de la Guardia Municipal se componía ya de un jefe, dos subjefes, doce inspectores, veinticuatro cabos, otros tantos guardias de primera y ciento setenta y seis de segunda, con un total de 239. En 1901, siendo alcalde de Valencia el Marqués de Cáceres, se publico el primer Reglamento de la Guardia Municipal y se crea la sección Montada, formada por un inspector, dos cabos y catorce guardias.
Más tarde, durante la alcaldía del Marqués de Sotelo, se la dotó de vistoso uniforme de gala, que era una replica bastante aproximada de la que usaba la Guardia Real.
El crecimiento paulatino de la ciudad y la ampliación de actividades del Cuerpo, determinó una reorganización en el año 1927, con ampliación de la plantilla y distribución de sus efectivos por distritos.
En abril del año siguiente se constituyó la Sección de Circulación, compuesta de veinticinco guardias, con uniforme de levita (incluso durante los meses de verano) llamativo “salakof” blanco y bastón corto del mismo, que utilizaban para regular, el apacible y exiguo tránsito rodado de los "años veinte”.
Y ya en vena de modernización, el Ayuntamiento valenciano se adelanta a otras capitales españolas e implanta en 1929 una nueva sección, la Sección Motorista, con siete ruidosas y trepidantes motocicletas, marca «Cartholpe», que causaron la admiración de la grey infantil y la envidia de los primeros deportistas del motor. En este estado de organización siguió durante el final de la Monarquía y los años de la República.
El período de la guerra civil impuso, lógicamente, hondas alteraciones en el cometido y servicios de la Guardia Municipal, y la Sección Motorista, por ejemplo, dejó de funcionar por falta de gasolina. Con la vuelta a la normalidad, se dotó al Cuerpo de una organización más adecuada al cumplimiento de sus funciones.
En 1940 los efectivos son agrupados en Secciones (que prestaban servicio en todo el término municipal durante ocho horas consecutivas) y se aprueba un nuevo Reglamento que, con algunas modificaciones posteriores, es el que rige en la actualidad. Las modernas técnicas de circulación obligaron a crear dentro del Cuerpo las especialidades de semaforistas, fonometristas e investigadores de accidentes.

  

VISITAR:
http://www.policialocalvalencia.es/files/rp21379/Historia_POLICIA_LOCAL_VALENCIA/indexplv.html   

EL COMISARIO ERNESTO SANTAMARÍA: BREVE HISTORIA DE LA POLICÍA LOCAL DE ESPAÑA







El Cuerpo de Policía Local (también denominado en algunos municipios Policía Municipal o Guardia Urbana) es un instituto armado,1 de naturaleza civil con estructura y organización jerarquizada, rigiéndose, en cuanto a su régimen estatutario, por los principios generales de los Capítulos II y III del Título I y por la sección cuarta del Capítulo IV del Título II de la Ley Orgánica 2/86 de 13 de marzo de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, con adecuación que exija la dependencia de la administración correspondiente, las disposiciones dictadas al respecto por las Comunidades Autónomas y los reglamentos específicos para cada cuerpo y demás normas dictadas por los correspondientes ayuntamientos.
De 2010 a 2015 España cuenta con entre 61.867 y 66.400 agentes de policía local repartidos entre todas las Comunidades Autónomas.
El Cuerpo de la Policía Local es el más antiguo de España, pero no tratada como debería serlo en algunos rincones maltrechos de nuestros pueblos en los que se les intenta despojar de sus derechos contra natura e ilegalmente.

Un poco de Historia...

En 1719 se produjo con fines de mantener el orden público el alistamiento de 3000 civiles armados llamados fusileros de montaña. Posteriormente en 1721 llegaron a desaparecer estos fusileros a excepción de unas pocas escuadras. Éstas serían el embrión del primer cuerpo dedicado profesionalmente a funciones policiales en Cataluña. 
En 1761 se crean las compañías sueltas de fusileros guardabosques reales. No se trataba de simples guardabosques. Era una fuerza de seguridad que vigilaban residencias y propiedades reales en ciudades como Aravaca, Vallecas, Madrid, Aranjuez, El Pardo, San Ildefonso, El Escorial, Alcudia, Sevilla, Granada, Navarra y Extremadura. 
En 1762 se crearon las compañías de Infantería Fija de la Costa de Granada cuya finalidad específica era la persecución de contrabandistas, vagabundo, desertores y delincuentes en general.  En 1766 se crearon las compañías sueltas de fusileros de Aragón. Era un cuerpo provincial y su estructura era similar a la de los Mossos de Escuadra. 
En 1774 se crearon los Migueletes en Valencia. 
En 1776 se crearon los escopeteros voluntarios de Andalucía. 
En 1778 se crea la escuadra de Balaguer. 
En 1779 se organizan las rondas volantes de Cataluña. 
En 1786 se crean los serenos en Barcelona. 

El cuerpo policial que más perduró en aquella época fueron los Mossos de Escuadra. Este modelo se difunde casi a nivel nacional. Implantado en Cataluña por Felipe V, se consolida en el reinado de Carlos III por toda España.  En el siglo XIX se producen diversas alternativas en los gobiernos de España entre progresistas y moderados o conservadores. Los moderados crearon una institución permanente y estrechamente vinculada al Ejército que fue la Guardia Civil (1844). Se crea en 1808 y llega hasta 1844 un cuerpo de ciudadanos voluntarios y armados denominada Milicia Nacional que no tuvo mucho éxito. 

Con Fernando VII se produce la creación de la policía casi como está concebida actualmente. Nació en 1824. Es fundamental el reinado de Isabel II para comprender el desarrollo de la policía en España. Se crea una organización policial propiamente dicha como base de futuras organizaciones policiales. Se crea un cuerpo policial con estructura y carácter militar, la Guardia Civil. Además se crea un cuerpo civil de policía regido por los Gobernadores civiles (jefes provinciales). Al mismo tiempo se crea en los ayuntamientos una fuerza policial dependiente de los alcaldes (antecedente esencial de la Policía Local). 
La Guardia Civil es fundada en el año 1844 por el duque de Ahumada. Representó el centralismo y la uniformidad de la época. Aparece basándose en las estructuras y funciones de los Mossos de Escuadras. No obstante nace con la pretensión de sustituir a los distintos cuerpos policiales existentes con carácter centralizado y estructura militarizada. Un rasgo característico es que su actuación solía ser distante de la sociedad que debía controlar en contraposición de la Milicia Nacional que sí tenía contacto con la población.
Según la Ley Orgánica 2/86 de 13 de marzo de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, las funciones primarias que debe realizar son las que se enumeran a continuación, sin perjuicio de acuerdos que pudieran recogerse en otras normas legales de igual o inferior jerarquía jurídica, atendiendo a los principios de esta norma general con casi 30 años de uso.
  • Proteger a las autoridades de las corporaciones locales, y vigilancia o custodia de sus edificios e instalaciones.
  • Ordenar, señalizar y dirigir el tráfico en el casco urbano, de acuerdo con lo establecido en las normas de circulación, cuando los medios lo necesiten.
  • Instruir atestados por accidentes de circulación dentro del casco urbano.
  • Policía administrativa, en lo relativo a las ordenanzas, bandos y demás disposiciones municipales dentro del ámbito de su competencia.
  • Participar en las funciones de policía judicial, en la forma establecida en el artículo 29.2 de esta Ley.
  • La prestación de auxilio, en los casos de accidente, catástrofe o calamidad pública, participando, en la forma prevista en las Leyes, en la ejecución de los planes de protección civil.
  • Efectuar diligencias de prevención y cuantas actuaciones tiendan a evitar comisión de actos delictivos en el marco de colaboración establecido en las juntas de seguridad.
  • Vigilar los espacios públicos y colaborar con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y con la policía de las Comunidades Autónomas la protección de las manifestaciones y el mantenimiento del orden en grandes concentraciones humanas, cuando sean requeridos para ello.
  • Cooperar en la resolución de los conflictos privados cuando sean requeridos para ello.

EL COMISARIO ERNESTO SANTAMARIA: LA HISTORIA DE LA POLICÍA MUNICIPAL





Si nos remontamos en la Historia llegamos a la Baja Edad Media, en esa época los visigodos tenían unos funcionarios ejecutivos denominados “Sayones”, antecedentes remotos de los agentes de Autoridad. En el tiempo de los árabes nos encontramos con que Córdoba (única ciudad europea con más de un millón de habitantes) contaba con una policía que se le denominaba “Shurta”, y se les encargó el mantenimiento del orden público entre las gentes del pueblo bajo y la persecución de los malhechores y ociosos. A sus órdenes estaban los “Derrab”, que era una especie de policía armada que tenía como funciones:
    • Escolta de los Gobernadores de las provincias.
    • Vigilancia nocturna, que ejecutaban por rondas acompañados de perros adiestrados.
    • Prevención y auxilio de la población.
En este sentido Córdoba se dividió en barrios atendiendo a su población, siendo este sistema trasladado a la España Cristiana.
En el siglo XII, durante el reinado de Fernando III, la historia nos depara con algo que pudiera parecerse a Policía Municipal. Según el historiador de Madrid, D. José Amador de los Ríos, “los Andadores del Consejo, los Fiadores o Fieles y los Porteros, obedecían y ejecutaban las órdenes y mandamientos de los Alcaldes, pudiendo los vecinos que solicitaban justicia acudir al Tribunal con su abogado o vocero. También nos aclara “La administración de Justicia” se proveía en aquella época por medio de Alcaldes, Adelantados, Jurados y Fiadores o Fieles, a pesar de que estos últimos, así como los Sayones y Alguaciles, debían pertenecer a un orden inferior de Ministros o ejecutores de los mandatos judiciales”. Ateniéndonos a lo dicho por el historiador, los ejecutores de las órdenes emanadas de los Alcaldes eran por este orden:  
    • FIADORES O FIELES.
    • PESOUISIDORES.
    • ANDADORES DEL CONCEJO.
    • PORTEROS DE AAZA.
    • PORTEROS DE VARA.
    • SAYONES.
            Sayones: Los Sayones disponían del Fuero de Sayonía por el cual como ejecutores de la justicia tenían derecho a entrada y registro en los domicilios para tomar prendas judiciales o extrajudiciales, hacer efectivos los tributos y penas pecuniarias y captura de delincuentes.
            El Fuero de Sayonías se refería a la facultad de entrar en las casas y registrarlas minuciosamente con el fin de cobrar los tributos a los deudores morosos, llegando a veces hasta quitarles las puertas de las viviendas.
            Esta brutal forma de actuar, con el paso de los siglos, les dio una pésima imagen y les fue recortando sus abusos hasta su total desaparición. En Madrid, ya con el Fuero de 1202, estos Sayones no actuaron con la dureza que en otras partes en siglos anteriores, pero, no obstante, eran mal vistos y acabaron desapareciendo.
           
            Porteros de Vara: Disponían de una vara de regulares dimensiones y buena calidad, seguramente de fresno. Era manejada con gran destreza y en las antiguas artes marciales era muy eficaz. Los Porteros de Vara llegaron hasta el año 1857, fecha en que ya no se conceden más credenciales para ese cargo.
           
REORGANIZACIÓN DE LA POLICIA MUNICIPAL POR CARLOS III
            Ateniéndonos a lo escrito, tenemos que admitir que éstos, al nombrarlos en plural, no son una sola persona, sino un conjunto de personas que, de forma organizada, sirven al municipio, cada grupo en una misión distinta. Estudiemos detenidamente cuál era la misión de cada uno y por haber desaparecido los unos y tener misiones menos policiales otros, iremos eliminando a esos primeros para quedarnos al final con los que subsistieron y formaron el principio de nuestra policía municipal, que son Alguaciles y Porteros de Vara.
            Durante el reinado del Rey Alcalde, Carlos III, la Policía Municipal y la organización Administrativa de la Villa, sufren una reforma que ya es un gran adelanto, al modernizar sus estructuras.
            En fecha de 28 de Mayo de 1761, firma desde Aranjuez, la importante Real Cédula, con el Reglamento de la Milicia Urbana. En este reglamento se dispone que se forme con un total de 450 hombres. Con esta misma fecha creó otro cuerpo estatal de 1.500 hombres, que cuidan del orden público y les dio el nombre de “Salvaguardas del Pueblo”. Se dedicaban a la vigilancia tanto diurna como nocturna, siendo la nocturna más numerosa, ya que salían en grupos de 20 ó 25 hombres, con sus mandos, armas y faroles, inspeccionando las posadas, garitos, mancebías y casas de juego.
            El año 1850 el Ayuntamiento de Madrid aprueba un Reglamento que organiza la Guardia Municipal, dotándola de un nuevo uniforme. El arma de dotación consistía en un sable de empuñadura de color dorado y guardapolvo de color rojo. Según las referencias como el sable acaba en forma curva, ancho de empuñadura y termina en punta, en la Plaza de la Cebada, en uno de los puestos de verduras al compararlo con esa especia, surgió el mote.

EL MANGAS VERDE
            No se sabe bien porqué, pero en 1866 fue sustituido el uniforme por otro, no menos elegante que el anterior y ese fue “el mangas verdes”. El nuevo uniforme era de color azul con vivos verdes en las mangas y perneras, y como se cuidaron de poner la funda del sable de color negro, pronto se ocuparon los madrileños de encontrar su “talón de Aquiles”.

EL GUARDIA DE LA PORRA
            El día 10 de Abril del año 1924, El Gobierno del General Primo de Rivera, estableció la circulación de carruajes por el lado derecho de la calzada.
Era Alcalde-Presidente D. Alberto Alcocer y Jefe de Tráfico D. Emilio Abarca Millán. El día 8 de Octubre del mismo año, se implantó en Madrid la circulación moderna, con pasos de peatones, calles de dirección única, direcciones prohibidas, semáforos, etc.
            El día 16 de junio de 1926 se aprobó el Reglamento de Circulación de Vehículos de Motor Mecánico. Desde aquella época el tráfico continúa y se desarrolla con fuerza, los madrileños asisten a estos modernos cambios, intervienen en todo el proceso como público, aprenden a pasar por los pasos de peatones al toque del timbre del semáforo y sus cambios de luces, obedecen al guardia en sus indicaciones, pues imponía multas de un real al que cruzaba por sitio no señalado. Fue uno de estos infractores que al responder a un amigo que pasaba por el lugar y le preguntó ¿Pero qué haces ahí tanto tiempo? A lo que contestó: “El Guardia ese de la Porra que me ha hecho dar marcha atrás”. Y desde aquella época hasta nuestros días que son “tablillas” (porque no llegan a maderos), pasando por “Pitufos” al vestir camisa de color azul claro.
                       
LOS SERVICIOS DE LA POLICÍA MUNICIPAL
            Desde el “Guardia de la Porra” hasta nuestros días, la Policía Municipal ha ido evolucionando con la sociedad, se le ha ido dotando de medios y de competencias, desde el Policía a caballo, en bicicleta, hasta los más modernos automóviles actuales dotados de todos los sistemas necesarios. Desde mínimas competencias, sólo en materia de tráfico, hasta las asignadas en la moderna Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (L.O. 2/1986 de 13 de Marzo), en definitiva todo ello para tener una policía al servicio del ciudadano.
 Sacado de la Revista “Cuadernos de Policía Municipal” II Etapa – Nº 1. Mayo 1998


FUENTE: POLICÍA LOCAL